Diario Sur

El Ejecutivo reivindica su autonomía para gobernar

  • Sáenz de Santamaría ofrece diálogo a la oposición, pero niega que el Congreso sustituya la acción del Gobierno

madrid. El Gobierno gobierna. Esta es la máxima que guía a Mariano Rajoy, obligado a pactar en el Parlamento, pero no por ello dispuesto a permitir que sea la oposición la que marque la agenda de la Moncloa. En una legislatura en la que la aritmética sitúa al PP en una posición de debilidad, Soraya Sáenz de Santamaría reivindica pese a ello la autonomía del Ejecutivo y rechaza que tenga que convertirse en «mero ejecutor de las decisiones del Congreso». «Esta Cámara controla, que no sustituye, la función del Gobierno -advirtió ayer a las fuerzas políticas-, y la democracia parlamentaria no significa el gobierno del Parlamento».

Se ha instalado en el PP la sensación de que los populares se enfrentan cada martes en el pleno de la Cámara baja a una «mayoría absoluta» de la oposición que amenaza con borrar la obra de la anterior legislatura de Rajoy. De ahí que la vicepresidenta reclame a los partidos no ver al Gobierno «como adversario» y trabajar para que ambos poderes, Legislativo y Ejecutivo, se complementen. «Estamos -garantizó- dispuestos para el diálogo, preparados para el entendimiento y convencidos de que es posible el acuerdo».

En la Comisión Constitucional del Congreso en la que compareció Sáenz de Santamaría, el portavoz del PNV, Mikel Legarda, avanzó que los cincos diputados de su grupo podrán llegar a acuerdos con el Gobierno, pero siempre «de mínimos».