Diario Sur

Ciudadanos acepta las restricciones del Gobierno si cumple su pacto

  • El partido de Rivera se pliega a la reducción del techo de gasto pero exige que se destinen 5.000 millones a políticas sociales

Madrid. Ciudadanos no apretará al Gobierno en la negociación del techo de gasto, siempre y cuando recoja las partidas necesarias para financiar las políticas sociales y las medidas para la modernización económica pactadas con el PP para la investidura de Mariano Rajoy. Los de Rivera habían asegurado durante las últimas semanas que votarían en contra de un techo igual o inferior al de 2016 porque consideran que, con el actual crecimiento económico, no es momento de recortarlo. Fuentes del partido liberal insisten ahora en que lo «importante» es que se respeten esas propuestas, más allá de una cifra concreta sobre el techo que todavía está en fase de negociación política y que ha generado el primer desencuentro entre ambos partidos.

El número dos del grupo en el Congreso, Miguel Gutiérrez, fue este domingo algo más específico y puso el foco en un asunto concreto: «El compromiso por parte del PP de invertir 5.000 millones en políticas sociales, en reactivar el empleo y en cubrir el déficit de las clases medias». Eso «sin subir los impuestos» (el IVA y el IRPF).

El cambio de postura llega después de que el lunes pasado, la portavoz adjunta de Ciudadanos en el Congreso, Melisa Rodríguez, anunciara un compromiso con el Ejecutivo para aumentar el techo de gasto. Al día siguiente, el presidente del Gobierno echó un jarro de agua fría. «Cumplir el déficit, aumentar el gasto y bajar los ingresos (esas tres cosas a la vez) -dijo-, son imposibles». Después, el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, confirmó que la intención es reducirlo en 5.000 millones. Con este anuncio, el ministro quiso enviar además un mensaje a la formación naranja: el acuerdo al que llegaron era solo de investidura, no de Gobierno.

«Esto no es una nueva negociación, es simplemente un aterrizaje de unas medidas que ya acordamos», le respondió a Montoro el portavoz económico de Ciudadanos en el Congreso, Toni Roldán, expresando su convencimiento de que cuando el Ejecutivo «se aclare un poquito», acabará «implementando esas medidas».

La intención de Hacienda es incluir el ahorro de gasto de 5.000 millones logrado a lo largo de este año en la prórroga del presupuesto de 2016, que será inevitable porque no va a dar tiempo a que las cuentas públicas de 2017 estén listas en enero.