Diario Sur

PP, PSOE y Ciudadanos pactan sustituir la Lomce por una nueva ley educativa

Méndez de Vigo muestra una pin contra la violencia machista, ayer tras el Consejo de Ministros. :: á. díaz/efe
Méndez de Vigo muestra una pin contra la violencia machista, ayer tras el Consejo de Ministros. :: á. díaz/efe
  • Una subcomisión del Congreso elaborará en el plazo de seis meses un informe que servirá como base para intentar lograr una ley de consenso

Los grupos parlamentarios de PP, PSOE y Ciudadanos sentaron ayer las bases para una nueva ley educativa. Y lo hicieron cerrando un acuerdo para crear una subcomisión en el Congreso que comenzará a elaborar un Pacto Social y Político por la Educación que servirá como base para una ley que sustituya a la Lomce. Los partidos se han propuesto que esta nueva ley educativa, que será la octava de la democracia, «nazca con vocación de estabilidad a partir de un amplio acuerdo parlamentario y social». De esta manera, la Lomce quedará como una ley del pasado. De hecho, los grupos políticos explicitan que, mientras se desarrollen las negociaciones para alcanzar el acuerdo sobre la nueva ley, se va a suspender el calendario de implantación de todos los aspectos de la Lomce que aún no han entrado en vigor.

PP, PSOE y Ciudadanos también esbozaron cómo serán los trabajos de la subcomisión: se podrán llevar a cabo todas las comparecencias «que sean necesarias», incluidas las de los representantes de las comunidades autónomas, de la comunidad educativa, de la administración o de expertos nacionales e internacionales. La subcomisión tendrá seis meses para llegar a un acuerdo sobre este Pacto Social y Educativo antes de entrar a negociar los detalles de la nueva ley educativa.

La dureza de la negociación entre los partidos hasta llegar a este acuerdo queda reflejada en las declaraciones de sus representantes. El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, calificó la creación de la subcomisión como «un buen comienzo» y negó que pretenda sustituir a la Lomce (aunque el texto hable de «una nueva ley»). «Ha habido un acuerdo no diría que para sustituir a la Lomce, sino para llegar a un pacto nacional por la educación», aseveró. A su juicio, después de 40 años, puede abrirse una puerta para un acuerdo educativo entre los principales partidos.

Por el momento, la única de las cuatro grandes formaciones que no se sumó fue Podemos. Aunque no rechaza la formación de la subcomisión («está bien que nos sentemos a hablar»), el portavoz del partido morado en el Congreso, Íñigo Errejón, señaló que los problemas de la educación en España se solucionan con más financiación y menos recortes. «El problema es que se han hecho reformas para devaluar la calidad de la educación pública porque quienes las hacen son usuarios de escuelas y universidades privadas», agregó. Además, reclamó que se tengan en cuenta a los padres y a los profesores para crear un sistema educativo que sea «un motor de igualdad de oportunidad y de desarrollo económico».

Pistoletazo de salida

Por su parte, el PSOE, que se considera el impulsor de este acuerdo, mostró su «satisfacción y orgullo». El portavoz de Educación de este partido, Manuel Cruz, aseguró que el acuerdo de ayer es el «pistoletazo de salida» para acabar con la Ley Wert, «que fue hecha en contra de la comunidad educativa y de las fuerzas políticas». «Juntos podemos hacer realidad un acuerdo histórico para dar la estabilidad que nuestro sistema educativo necesita», indicó. En la misma línea, Ciudadanos se felicitó por el pacto y reclamó que se alcance un acuerdo entre todas las formaciones para la nueva ley.

La Conferencia Sectorial que se celebrará este próximo lunes será el primer termómetro para medir si el clima educativo es favorable al acuerdo. El ministro Méndez de Vigo presentará a los consejeros autonómicos el borrador de un decreto ley que modifica las reválidas y que hará que la evaluación prevista al final de la ESO sea solo «muestral», es decir, que no tenga valor en las calificaciones, y que la de Bachillerato sea similar a la antigua Selectividad.

«Espero que la propuesta del Ministerio sea aceptada y si eso es así y dos días después se crea la subcomisión, daremos una señal política buena y positiva de que ese pacto, que tiene muchos escépticos, se haga», aseveró Méndez de Vigo. Según explicó ayer el consejero asturiano de Educación, el socialista Genaro Alonso, las doce comunidades no gobernadas por el PP presentarán el lunes un documento en el que instarán al Ministerio a suprimir totalmente las reválidas, no solo sus efectos académicos.