Diario Sur

La madre de Ortiz afirma que su hijo no tenía llaves del piso donde pudo abusar de las niñas

MADRID. La madre del presunto pederasta de Ciudad Lineal, Antonio Ortiz, rectificó ayer su declaración policial y afirmó en el juicio que es «imposible» que en abril de 2014, fecha de una de las agresiones, su hijo tuviera las llaves del piso de Santa Virgilia, ya que ha revisado los WhapsApp de estas fechas y no consta conversación que indique este extremo. «Estaba en un estado que no podía hablar», dijo en alusión a su comparecencia ante los investigadores, donde manifestó que el 10 de abril de 2014 sí le dejó las llaves. Así lo manifestó Dolores M. R. por videoconferencia desde Málaga en la sesión del juicio que se celebra contra Ortiz por cuatro delitos de agresión sexual, cuatro secuestros y uno de lesiones. Se enfrenta a una petición de pena de entre 77 y 126 años de prisión.

La declaración giró en torno a las llaves de este piso, donde el acusado habría cometido dos agresiones: una en abril de 2014 y otra en junio de ese año. La mujer insistió en que en abril su hijo no tuvo acceso a las llaves. Tenía tres juegos. Uno lo tenía el portero, otro ella y uno en la caja fuerte. Sin embargo, la menor agredida el 10 de abril de ese año manifestó que antes de la agresión en esta vivienda de Ciudad Lineal su agresor se paró en una calle y luego fueron al piso.

No es la única contradicción. También afirmó, en contra de lo que dijo su asistenta, que limpió, aspiró y paso amoniaco encima del cubre-colchón donde se hallaron numerosos vestigios incriminatorios. La empleada del hogar afirmó que este colchón nunca se limpió. Además, se le preguntó sobre si tenía Orfidal en la casa donde residía junto a su hijo. Pese a que los agentes hallaron una caja, la mujer dijo que tomaba este medicamento hace años, pero decidió deshacerse de las cajas. Los investigadores sospechan que Ortiz pudo coger de su madre las pastillas que presuntamente daba a las niñas antes de las agresiones.