Diario Sur

El Gobierno tensa la cuerda al anunciar una rebaja de 5.000 millones del techo de gasto

  • El ministro Montoro rechaza las exigencias de Ciudadanos porque considera que el acuerdo que se firmó afectaba solo a la investidura

La primera de las incógnitas para la elaboración de los Presupuestos se ha despejado. El techo de gasto se reducirá en 5.000 millones, según adelantó ayer el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, en los pasillos del Senado. De esta forma, el límite que tiene el Estado para gastar disminuirá por tercer ejercicio consecutivo y se situará alrededor de los 118.000 millones de euros después de que en las cuentas públicas de 2016 se fijara en los 123.394 millones. Con este anuncio, el ministro desdijo a Ciudadanos, que 24 horas antes hizo público un supuesto compromiso del Ejecutivo para subir el techo de gasto, y les envió un mensaje: el acuerdo al que llegaron era solo de investidura, no de Gobierno. Mariano Rajoy ya había frenado por la mañana las pretensiones del partido de Albert Rivera al asegurar en la Cámara alta que «cumplir el déficit, aumentar el gasto y bajar los ingresos; esas tres cosas a la vez, son imposibles».

Desde Hacienda remarcaron que este descenso se debe a los ahorros conseguidos en el presente ejercicio con diversas medidas como el acuerdo de no disponibilidad por 2.000 millones, el adelanto del cierre presupuestario en julio (otros 1.000 millones) y el ahorro por los intereses de deuda (2.000 millones). Todas estas iniciativas se tomaron para evitar la multa de Bruselas por incumplir el déficit de 2015. Es decir, el Presupuesto no ejecutado este año será el techo de gasto para 2017. Hacienda considera lógico que los esfuerzos llevados a cabo este año se trasladen a los próximos presupuestos. En este sentido, fuentes del departamento que dirige Cristóbal Montoro destacaron que si no fuese así el ajuste para cumplir con Bruselas debería ser el doble. La intención del Gobierno es aprobar este primer trámite para elaborar las cuentas públicas en el Consejo de Ministros del 2 de diciembre. En cualquier caso, esta rebaja del techo de gasto no evita que el Ejecutivo tenga que realizar un ajuste de al menos 5.500 millones para mantener la senda de estabilidad fijada por la Comisión Europea. De hecho, fuentes de Hacienda explicaron que el Gobierno presentará a mediados de diciembre las medidas para garantizar la reducción del déficit al 3,1% en 2017 y que incluirá la subida de algunos impuestos.

El principal cambio fiscal será una importante eliminación o reducción de las deducciones en Sociedades, una de las medidas incluidas en el acuerdo con Ciudadanos. Sin embargo, fuentes del departamento que dirige Cristóbal Montoro aseguraron que en ningún caso esta iniciativa afectará a las pymes ni a los autónomos. Además, el Gobierno aprobará una subida en los Impuestos Especiales, concretamente en el gravamen del tabaco y el alcohol. También está sobre la mesa una nueva tasa a las bebidas azucaradas, aunque Hacienda afirma que obedece a medidas sanitarias y su carácter recaudatorio será «escaso». La gran duda estará en saber si también habrá una subida para los hidrocarburos. El aumento de la fiscalidad medioambiental es otra de las posibilidades debido a que se encuentra por debajo de la media comunitaria y es otra de las reiteradas recomendaciones de Bruselas.

Corrige a Rivera

El anuncio de Montoro supone un duro varaparalo para la formación de Albert Rivera que este lunes aseveró que el Gobierno había aceptado subir el techo de gasto para 2017 sin concretar la cifra exacta. «Hasta que no tengamos la cifra comprometida finalmente, permítanme que no la anuncie porque puede torpedear cualquier proceso de negociación», dijo Melisa Rodríguez, portavoz del equipo negociador de Ciudadanos para los Presupuestos durante una rueda de prensa en el Congreso. El portavoz naranja, Juan Carlos Girauta, negó en cambio horas después que hubiera habido «ningún anuncio de compromiso» en la materia. Por la tarde fue el vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, quien pidió al Gobierno «que se aclare, que deje de contradecirse» y que traslade las cifras concretas del límite de gasto no financiero para el próximo año. El vicesecretario de la formación naranja insistió en que el Ejecutivo les había hecho esta promesa bajo el supuesto de que con un techo de gasto inferior no se podrían implementar todas las exigencias acordadas en su pacto. Villegas criticó además la «ineficiencias» de las conversaciones que está manteniendo el Gobierno con ellos, aunque apuntó que esperan que las formas no condicionen el acuerdo general. Incluso llegó a contactar con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, para manifestar la sorpresa de su grupo político sobre las dificultades de la negociación y sobre la coordinación interna del Gobierno, en especial entre De Guindos y Montoro.

Lo importante será ver ahora cuál va a ser el siguiente movimiento de Ciudadanos, puesto que Rivera había asegurado que su formación solo apoyaría al Gobierno si el límite de gasto no financiero del Presupuesto de 2017 se mantenía o subía, porque considera que, con el actual crecimiento económico, no es momento de recortarlo, lo que complicaba bastante la negociación. De momento el partido liberal ha introducido un matiz importante en su discurso. «Lo prioritario para nosotros no es el techo de gasto en sí mismo», dijo Villegas.