Diario Sur

La jueza envía a la cárcel a los dos yihadistas detenidos el sábado

MADRID. La jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela dictó ayer auto de prisión para los dos presuntos yihadistas detenidos el pasado sábado. Según explica la magistrada, uno de ellos, Fouad Bouchihan, mantenía relaciones con muyaidines desplazados a zonas de conflicto, entre ellos este menor. Además, «aleccionaba» a su hijo de 2 o 3 años de edad y le enseñaba a hacer la señal del Tawhid, signo realizado por los terroristas del Estado Islámico, agrega la magistrada. Bouchihan, de 26 años, arrestado el sábado en Bárcelona junto a Ilyass Chentouf de 19 y que fue detenido en Madrid, se grabó junto al niño en un vídeo que ha sido incautado junto a otro numeroso material videográfico. En las imágenes intenta que el menor repita expresiones como «Alá es Grande» o «El Estado Islámico Permanece».

En cuanto al otro detenido, la jueza precisa que tiene dos perfiles registrados en Facebook en los que al igual que el anterior ha publicado vídeos, fotografías y manifestaciones «que argumentarían su clara alineación con el islamismo radical» y a través de los que habría legitimado la actividad del EI, justificando sus acciones violentas. La juez también destaca que Chentouf se ofreció para morir como mártir. Lamela revela en el auto que hay constancia de que un niño madrileño de 15 años combate en Siria en las filas del Estado Islámico junto a sus dos hermanos y su padre.