Diario Sur

Iglesias se marca como objetivo alcanzar los seis millones de votos

  • El líder de Podemos cree contraproducente obsesionarse con liquidar al PSOE porque necesitaría a los socialistas para gobernar

Pablo Iglesias ya se marca objetivos para futuras convocatorias electorales. El primero es alcanzar los seis millones de votos, la misma cifra que sumaron por separado Podemos e Izquierda Unida en las elecciones de diciembre de 2015 y de la que quedaron muy alejados en las del pasado 26 de junio, donde la coalición progresista se quedó anclada en los cinco millones de sufragios.

El secretario general de Podemos ya ha hecho cábalas sobre la fórmula que en el futuro le permitiría «asaltar los cielos». Iglesias cuenta que los socialistas, pese a su crisis, mantendrán un suelo importantes de votos. «El PSOE va a resistir, no es el Pasok griego, tiene un suelo de 4,2 o 4,3 millones de votos que va a conservar siempre», valoró durante una entrevista en TVE. En caso de cumplirse estas predicciones, el apoyo de los socialistas sería suficiente para llevarle a la Moncloa al frente de un Gobierno de coalición progresista. Dada la necesidad de contar con el PSOE, el secretario general de Podemos valora que su partido no debe centrase solo en atraer el voto que aún retienen los socialistas. «No debemos obsesionarnos en devorar al PSOE como un buitre», apuntó.

La cuadratura del círculo que propone Iglesias -superar al PSOE sin arrebatarle el electorado que aún mantiene- pasa por convencer al votante socialista que se ha pasado a la abstención, entre el 20 y el 30%, según el CIS. Iglesias insiste en rehuir la «tentación del ave rapaz» y mirar hacia a los desencantados que ya no quieren votar al PSOE pero tampoco a Podemos. «A lo mejor -aventuró- nos votan, sin demasiado entusiasmo, dentro de dos años o dentro de tres». Iglesias suma a estos hipotéticos apoyos la incorporación de más jóvenes al censo electoral, una franja demográfica favorable a su partido y en la que en las anteriores elecciones la formación morada ha sido la más votada entre los electores de 18 a 35 años.

Las relaciones entre PSOE y Podemos pasan por momentos bajos, pero desde Podemos se han dado tímidos pasos en las últimas semanas para rehacer los vínculos. La estrategia de tender puentes ya la puso en práctica Iglesias durante la última campaña electoral, en la que estaba convencido de que el 'sorpasso'. Tras no producirse, dirigentes como el propio Iglesias o Pablo Echenique achacaron el fracaso a la excesiva suavidad con la que se trató a los socialistas.