Diario Sur

La mochila de una joven, a la entrada de su instituto. :: rafael lafuente
La mochila de una joven, a la entrada de su instituto. :: rafael lafuente

Arrestan a cuatro menores en Alicante por acosar durante meses a una compañera

  • Los escolares llevaron a la joven a una crisis de ansiedad y la hostigaron por el móvil y las redes sociales cuando se cambió de instituto

La Policía Nacional de Alicante ha detenido a cuatro estudiantes de 14 años por acosar y humillar durante meses a una compañera de clase de su misma edad que terminó inmersa en una crisis de ansiedad y que no logró que la dejasen en paz ni cuando cambio de instituto, según informó ayer un portavoz de este cuerpo.

Los cuatro arrestados, tres chicas y un chico, según las investigaciones policiales, hostigaron a su víctima tanto en el centro educativo de Educación Secundaria que compartían como en las inmediaciones de su casa y, al final, a través de mensajes insultantes por el móvil y de vejaciones a través de una conocida red social muy utilizada por los internautas más jóvenes.

Los presuntos acosadores fueron arrestados de forma escalonada por la Brigada Provincial de Alicante entre el 10 de noviembre y los días sucesivos y se encuentran ya en sus domicilios, a cargo de sus padres o tutores. Antes, pasaron a disposición de la Fiscalía de Menores, que ha abierto contra ellos diligencias por estos hechos, que podrían encuadrarse en un delito contra la integridad moral, según las mismas fuentes policiales.

Los arrestados son mayores de 13 años y, por lo tanto, son susceptibles de que se les apliquen las sanciones dispuestas en la ley Penal del Menor para este tipo de comportamientos ilícitos si así se entendienden probados por el fiscal y el juez.

El drama para la menor, que según la Policía todavía se encuentra muy afectada y en tratamiento, pero ya libre de la persecución, se inició el curso pasado, en un instituto de Alicante que los agentes no han querido identificar.

La chica sufrió de forma reiterada «humillaciones públicas, hostigamiento e insultos» por parte de sus compañeros en el recinto educativo e incluso en las proximidades del portal del domicilio familiar. Sin embargo, la joven no comunicó su angustia a sus padres y mantuvo el acoso escolar en secreto.

Sin embargo, en septiembre pasado, con la reanudación del curso escolar, la persecución y el hostigamiento continuaron y se extendieron a un caso de 'ciberbullying'. Recibía, además de la persecución 'in situ', frecuentes mensajes insultantes en su móvil y sufrió continuas vejaciones y mofas a través de un falso perfil (sin nombres auténticos) creado por los presuntos acosadores en una popular red social.

El maltrato verbal y psicológico de meses arrastró a la joven de 14 años, según explicaron las fuentes policiales, a una crisis de ansiedad y a que se negase a acudir al centro escolar. La pediatra a la que la llevaron sus padres ante la evidencia de las alteraciones psicológicas fue la que descubrió la situación de acoso escolar que padecía y la que se la comunicó a sus padres.

Los progenitores de la víctima, por primera vez conscientes de la grave situación de su hija, acordaron cambiar a la joven de instituto, según los investigadores con la colaboración del centro en el que estaba escolarizada, y acudieron a la Policía Nacional para denunciar los hechos. No obstante, la persecución de la menor a través del móvil y de internet continuó.

Con la información facilitada por la víctima y su familia, en contacto con el centro educativo, y con la ayuda de los rastros de acoso dejados por los sospechosos en el teléfono y en las redes sociales, los investigadores lograron corroborar los hechos e identificar a los presuntos autores, que fueron arrestados y puestos a disposición de la Fiscalía.

La portavoz de la comisaría de Alicante, Marta García, animó a todo los niños y adolescentes que estén en una situación similar, así como a sus padres o profesores, a que dejen de vivirla en silencio y que denuncien los hechos para ponerle fin y pueda actuar la justicia.

García rechazó identificar el centro de Secundaría en el que se produjo el episodio de acoso, pero sí que explicó que, a petición de sus responsables, han comenzado a impartir charlas para concienciar a los alumnos sobre la gravedad del 'bullying' y la necesidad de prevenirlo y cortarlo. La Policía Nacional y la Guardia Civil ya han realizado centenares de actividades similares en centros de todo el país.