Diario Sur

Felipe González duda de que Pedro Sánchez pueda hablar «más de media hora» de España

  • Afirma que el exlíder del PSOE «se interesa mucho más» por su partido que por los problemas nacionales

madrid. Felipe González duda de que Pedro Sánchez «pueda hablar más de media hora sobre España». El escaso respeto intelectual del expresidente del Gobierno por su compañero de partido volvió a quedar con esta frase que no se presta a interpretaciones. Felipe González nunca se había referido en términos tan duros a alguno de sus sucesores al frente del PSOE, ni con José Luis Rodríguez Zapatero, con el que tuvo poca sintonía.

En una entrevista concedida a la revista francesa Politique Internationale, González cree que el exsecretario general demuestra con su decisión de dimitir pero sin dar un paso al costado que «se interesa mucho más por su partido» que por los problemas que tiene el país. Tampoco está de acuerdo con la orientación política que dio al PSOE durante su mandato porque, «paradójicamente», estaba «más en competencia con Podemos que con el propio PP».

El enfrentamiento de Felipe González con Pedro Sánchez no es nuevo; viene de atrás, desde el día poco después de las elecciones del 26 de junio en que dijo sentirse «engañado» por el entonces secretario general del PSOE. Tres días antes del tormentoso Comité Federal del 1 de octubre que acabó con la dimisión de Sánchez, el expresidente contó que, tras aquellas elecciones, Sánchez le dijo que el PSOE se iba a abstener en la investidura de Mariano Rajoy para facilitar la gobernabilidad del país, pero no respetó su palabra y se enrocó en la negativa.

La alusión al engaño irritó al exlíder socialista que aguardó hasta el 30 de octubre para responder: «En mi piel y en mis zapatos, hace 30 años, Felipe González hubiera mantenido el 'no es no' a Mariano Rajoy». Sánchez también dijo estar descolocado con los comentarios del histórico líder, al punto de que «muchos militantes no nos reconocemos en el Felipe González del 2016». Desde luego, subrayó, «no es Dios» dentro del PSOE.

El expresidente no hace más alusiones directas a Sánchez en la entrevista, pero sostiene que tras su gestión de dos años y tres meses en el PSOE la realidad es que el partido «está en crisis» porque ha perdido «su vocación mayoritaria» y ya no es percibido por los ciudadanos como «una fuerza de progreso capaz defender y restaurar los derechos sociales».

Pero González también tiene palabras para Pablo Iglesias, al que reprocha que tenga «una concepción del poder extremadamente vertical, jerárquica», propia de «un Lenin 3.0, un Hugo Chávez».