Diario Sur

Una etarra condenada por los asesinatos de Capbreton se desmarca de Sortu

La etarra Saioa Sánchez Iturregi, alias Hintza.
La etarra Saioa Sánchez Iturregi, alias Hintza.
  • Saioa Sánchez Iturregi critica que apostar por la salida individual de presos en lugar de la amnistía, "silencia" la lucha, "quitándole legitimidad" y diferenciando "buenos y malos"

La etarra Saioa Sánchez Iturregi, alias Hintza, condenada a 28 años de cárcel por el asesinato en 2007 de dos guardias civiles en Capbreton (Francia) se ha alineado con los presos que defienden la amnistía y no con las salidas individuales a su situación por las que apuesta ahora la izquierda abertzale.

El Movimiento pro Amnistía y contra la Represión (ATA), grupo crítico de la izquierda abertzale, ha publicado en su web un texto en euskera de Sánchez Iturregi, en el que ésta asegura que "luchar a favor de la amnistía conlleva no respetar la línea oficial y, además de ser castigado en el Estado español, en nuestro pueblo ya se ha convertido en razón para la exclusión".

Bajo el título "Que nuestro grito haga temblar las calles de Bilbao", la etarra muestra su apoyo a ATA y a la manifestación que este movimiento ha convocado para el 26 de noviembre en Bilbao. Indica que, casi un año después de la anterior manifestación, "la pendiente" se ha vuelto "más escabrosa" y añade que, "con la dinámica que lleva Euskal Herria, la cuestión de la vuelta de los represaliados políticos se mantiene sin resolverse".

«Diferencian entre buenos y malos»

Cuestiona, por un lado, las salidas individuales para los presos de la banda que ahora defiende Sortu, porque les exigen, entre otras cosas, "silenciar" la lucha de los miembros de ETA, "quitándole toda la legitimidad que le corresponde". "Las salidas individuales, lejos de ser una salida para nadie, atacan directamente a la unidad entre los presos políticos, dando facilidades a la diferenciación entre 'buenos' y 'malos'. La libertad que castiga luchar por nuestras reivindicaciones es una falsa libertad", afirma.

Por otra parte, pone en duda que "sin lucha" se vaya a aceptar una amnistía y niega que su reivindicación por parte de ATA pretendiera "fragmentar" el colectivo de presos EPPK, como cree que se ha intentado hacer ver con "una dinámica de propaganda". "No somos delincuentes, somos represaliados políticos vascos porque luchamos por Euskal Herria lo mejor que pudimos en un conflicto político armado y reivindicamos la amnistía para todos nosotros porque garantiza el carácter político que exige nuestro estatus", agrega.