Diario Sur

El tuit de Zapata sobre Irene Villa solo era «humor macabro»

  • La Audiencia Nacional absuelve al concejal de Ahora Madrid al entender que no hubo humillación a las víctimas del terrorismo

madrid. La Audiencia Nacional da la razón a Guillermo Zapata. Su tuit sobre Irene Villa fue «desafortunado» pero aquel comentario solo era «humor macabro» en el «marco de un debate» en las redes sociales sobre los límites de los chistes negros y la provocación. En ningún caso, apunta el fallo conocido ayer, puede considerarse una humillación a las víctimas del terrorismo.

El edil de Ahora Madrid se enfrentaba a 20 meses de cárcel. La asociación Dignidad y Justicia, que no la Fiscalía, le acusaba en solitario por haber publicado el 31 de enero de 2011 el siguiente tuit sobre Irene Villa: «Han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alcaser para que no vaya Irene Villa a por repuestos».

Los magistrados Alfonso Guevara, Antonio Díaz Delgado y Ángeles Barreiro (ponente), en síntesis, dan la razón a Zapata quien, durante el juicio celebrado el 7 de noviembre, adujo que el tuit sobre Villa era solo un «chiste» dentro de un «debate» sobre los «límites del humor», que había surgido a raíz del despido del guionista y director de cine, Nacho Vigalondo, quien había perdido su trabajo por publicar en la red un chiste sobre el holocausto judío.

La sentencia recuerda que, efectivamente, Zapata publicó después del comentario sobre Villa otro con víctimas de crímenes como protagonistas («¿Cómo meterías a cinco millones de judíos en un seiscientos? En un cenicero») dentro de ese debate. «Si se analiza la frase en el contexto cercano, se aprecia que el otro mensaje resulta ajeno a la temática, se utiliza también en una similar clave de humor hacia todas las víctimas en ambos comentarios, lo que es objetivamente una derivación de humor macabro que se sustenta sobre toda clase de ofendidos por hechos delictivos sean o no de naturaleza terrorista», señala el fallo de la Audiencia Nacional.

Los jueces entiende que no había «ánimo injurioso» en Zapata precisamente por esa falta de relación entre su comentario sobre Villa y el de las víctimas del holocausto nazi. Esa desconexión argumental, apunta la sentencia, demostraría que ambos tuits solo eran parte de ese «debate» en internet sobre los límites de las bromas y chascarrillos macabros.

«Sin agravio»

«Se trata de una frase que enlaza a la víctima Irene Villa con otras infortunadas por hechos delictivos que terminaron con sus vidas, pero de la que no se percibe el ánimo injurioso, ante la falta de continuidad, que nos situaría en el marco de un debate», concluyen los magistrados, quienes insisten en que no existió el «agravio que exige el tipo penal» de la humillación a las víctimas.

La sala, una vez rechazado el presupuesto de ofensa a la dignidad de las víctimas del terrorismo, descarta ponderar entre libertad de expresión o la dignidad de la víctima, como demandaba la acusación representada por Dignidad y Justicia. Los magistrados concluyen que los comentarios vertidos por Zapata seguramente «sean reprobables por la desafortunada selección de las víctimas de hechos delictivos que los protagonizan», pero «en otro plano, distinto al de la legalidad penal».

El concejal, tras conocer el fallo, declaró que se trataba de «un paso muy, muy importante» para la libertad de expresión, y agradeció su postura a las asociaciones de víctimas que retiraron sus denuncias y con las que mantuvo una relación «más cercana y directa» en el proceso judicial. Zapata descartó que vaya recuperar el área de cultura y Deportes del Ayuntamiento, cargo que abandonó nada más serimputado. Fue «una decisión política de la que estoy orgulloso; creo que había que dimitir».

La alcadesa de Madrid se felicitó de que con la absolución «el derecho ha vuelto a donde tiene que estar». Manuela Carmena denunció que en este caso se han «construido acusaciones que después se han demostrado que no tienen contenido jurídico como tal».