Diario Sur

La juez envía a prisión a seis de los detenidos por agredir a los guardias civiles de Alsasua

La Guardia Civil traslada a uno de los arrestados ayer en la operación policial contra los autores de la agresión a dos agentes. :: efe
La Guardia Civil traslada a uno de los arrestados ayer en la operación policial contra los autores de la agresión a dos agentes. :: efe
  • Interior advierte de que la operación 'Mordisco' es una «muestra del firme compromiso para mantener los principios del Estado de Derecho»

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela dictó ayer por la noche prisión incondicional y sin fianza para seis de las ocho personas detenidas pocas horas antes acusadas de haber participado supuestamente en la agresión a los dos guardia civiles y sus parejas la madrugada del pasado 15 de octubre en la localidad navarra de Alsasua. La instructora acusó a todo los arrestados de un delito de lesiones terroristas.

Entre los seis encarcelados está Jokin Unamuno Gokoetxea, a quien la Guardia Civil definió como «principal promotor de las movilizaciones anuales del 'Ospa Eguna'» para exigir la salida de Navarra y el País Vasco del instituto armado. Además de este supuesto cabecilla, fueron enviados a prisión acusados de un delito de terrorismo otros destacados integrantes del colectivo 'Ospa': Aratz Urrizola, Julem Goicoechea, Joan Ander Cob, Iñaki Abab y Oihan Arnanz. Lamela acordó dejar en libertad con comparecencias dos días a la semana y prohibición de salida del territorio nacional a las otras dos detenidas, Edurne Martínez y Ainara Urquijo.

La instructora citó mañana a las otras dos personas que ayer se presentaron voluntariamente en la Audiencia, Adur Ramírez y Aritz Urdangarin. Todos los detenidos fueron defendidos por la habitual abogada de presos de ETA y actual portavoz de Sortu, Amaia Izko.

Los ocho detenidos ayer fueron arrestados en la denominada 'operación Ausiki' (mordisco, dentellada), que se desató a primera hora de la mañana de manera simultánea en los municipios de Pamplona y Alsasua (Navarra), Salvatierra y Vitoria (Álava), y en Madrid. Los agentes tenían como objetivo capturar a la mayor parte de los doce individuos identificados por la Jefatura de Información como participantes en la paliza en las inmediaciones del 'bar Koxka'. De la docena de supuestos agresores, tres ya habían sido encausados por la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Pamplona que se había hecho cargo de las investigaciones, aunque solo por los delitos de lesiones y atentado contra la autoridad.

El jueves la juez Lamela, en un auto en el que reclamaba al Juzgado de Instrucción 3 de Pamplona la causa que investiga la agresión, ya reveló que la Guardia Civil había identificado a doce personas por el linchamiento en el que participaron casi medio centenar de personas. Los doce sospechosos, según explicó la instructora, son miembros del Movimiento Ospa, responsable de la campaña de la izquierda abertzale 'Alde Hemendik' (Fuera de Aquí) contra las fuerzas de seguridad del Estado.

Según la juez todos los arrestados habrían participado en la «agresión» y en los «insultos» a los funcionarios. La juez afirmó la semana pasada que los doce identificados «conocían con anterioridad la condición de guardias civiles del teniente y el sargento, siendo esta única y exclusivamente la causa por la que los agentes fueron insultados y golpeados».

«Claro ejemplo»

El Ministerio del Interior aseguró ayer en una nota que la 'operación Ausiki' es «una muestra del firme compromiso de la Guardia Civil para mantener los principios del Estado de Derecho». Según el departamento que dirige Juan Ignacio Zoido, la redada es además «un claro ejemplo de que los autores de cualquier acción criminal serán investigados por la Guardia Civil hasta ser puestos a disposición judicial».

La Guardia Civil apuntó que las agresiones se «enmarcan en la dinámica permanente 'Alde Hemendik' ('Que se vayan') creada por ETA y las ilegalizadas KAS-EKIN para exigir la retirada de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y del Ejército del País Vasco y de Navarra». En el caso de Alsasua -detallan los atestados del instituto armado- el movimiento 'Alde Hemendik' se desarrolla desde 2011 bajo la denominación 'Ospa Mugimendua' ('Movimiento de la Huida'). Según Lamela, «realizan todo tipo de acciones de protesta, presión y hostigamiento contra los miembros de las fuerzas de seguridad del Estado y de las Fuerzas Armadas buscando provocarles una sensación de continuo miedo e inseguridad e impidiéndoles realizar una vida en condiciones de normalidad».