Diario Sur

Deja el congreso del PP en manos de los vicesecretarios

  • La dirección del partido aprueba que el cónclave se celebre entre el 10 y 12 de febrero y lo presida Cristina Cifuentes

El PP celebrará con dos años de retraso su XVIII Congreso Nacional. La asamblea será en Madrid del 10 al 12 de febrero y estará presidida, como anfitriona que será, por la presidenta de la comunidad, Cristina Cifuentes.

La gran incógnita de la cita es el futuro de Dolores de Cospedal. Mariano Rajoy preguntado ayer sobre el asunto dejó todo tan a oscuras como antes. «Queda mucho tiempo», señaló en una comparecencia en la Moncloa. La secretaria general dio a entender el día que asumió el cargo de ministra de Defensa que piensa seguir como número dos del PP. Una dualidad que tiene muchos detractores en el partido.

El líder del PP, no se sabe si como aviso a navegante o simple casualidad, no encargó a Cospedal ninguna tarea preparatoria del congreso, labor que recayó en los cinco vicesecretarios generales del partido. El responsable de Organización, y al que muchos que ven con papeletas para ser secretario general, Fernando Martínez-Maillo, se encargará de redactar la ponencia política y de estatutos. Es la primera vez en el PP que se juntan ambos aspectos en un documento que es probable que recoja la instauración de las primarias para elegir al presidente del partido y al candidato a la Moncloa. En este cónclave se seguirá el sistema tradicional de votar al presidente y este presentará una propuesta con su equipo directivo que suele tener un respaldo abrumador de los congresistas. Javier Maroto se encargará de la ponencia de social; Javier Arenas, de la económica y territorial; Andrea Levy, de la de educación, innovación y cultura; y Pablo Casado, de la internacional. Cada vicesecretario general contará con la ayuda de cuatro dirigente para elaborar los documentos que serán enmendados y aprobados en el cónclave nacional.

La expresidenta de Aragón, del Congreso y exministra, Luis Fernanda Rudi, encabezará el comité organizador del congreso, al que asistirán 3.128 delegados. Tras la asamblea nacional se celebrarán las regionales con la idea de que todas tengan lugar antes de Semana Santa, y después las provinciales, que deberán haberse celebrado antes del verano.

De esa forma, comentó Rajoy ante la Junta Directiva del PP, «en cinco meses se renovarán todas las estructuras del partido». Los intentos de algunos dirigentes para democratizar con primarias la renovación han chocado con los estatutos. Solo a partir del próximo congreso se podría plantear esa modalidad siempre que en este congreso se apruebe el cambio estatutario.