Diario Sur

Iglesias se refuerza en Podemos en la pugna que mantiene con Errejón

Ramón Espinar recibe la felicitación de Juan Carlos Monedero tras su victoria. :: Juanjo martín / efe
Ramón Espinar recibe la felicitación de Juan Carlos Monedero tras su victoria. :: Juanjo martín / efe
  • El senador 'pablista' Ramón Espinar se impone en Madrid contra pronóstico y con holgura a la concejala Rita Maestre

Ni los decepcionantes resultados electorales del 26-J ni las luchas internas han desgastado a Pablo Iglesias, al menos entre la militancia de Podemos. El líder del partido morado se adjudicó ayer una gran victoria en la pugna, a veces soterrada y a veces pública, que mantiene con su secretario político, Íñigo Errejón, por el control de la formación después de que sus candidaturas se impusieran en las primarias para elegir las direcciones en la Comunidad de Madrid, Andalucía y Extremadura.

El triunfo más importante para Iglesias, tanto por simbolismo como por peso político, es el de Ramón Espinar en la circunscripción madrileña. El portavoz de Podemos en el Senado será el próximo secretario general después de obtener un 50% del apoyo frente al 43% de la 'errejonista' y portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre. La diferencia entre ambos ha sido de 2.000 votos en una consulta en la que han participado más de 27.000 personas.

Espinar, que ha concurrido a las primarias aliado con los anticapitalistas, ha logrado la victoria pese a que la semana pasada su nombre saltó a la palestra tras conocerse que se embolsó 19.000 euros por la compra-venta de un piso de protección oficial que nunca llegó a ocupar. Aunque el negocio fue lícito, la ética del candidato quedó en entredicho. La respuesta de los 'pablistas' a la revelación de esta información fue la de denunciar una maniobra externa para influir en las primarias y colocar a dirigentes más moderados al frente del partido, se supone que los 'errejonistas'.

Según los fieles a Iglesias, la operación estaría destinada a desalojar de Podemos a los elementos más incómodos para «los poderosos». Un calco, insistieron, de la defenestración de Pedro Sánchez en el PSOE por estar dispuesto a pactar una coalición progresista.

Este mensaje, del que el secretario general fue uno de los principales altavoces, caló entre las bases que dieron contra pronóstico la secretaría general a Espinar. Las propuestas del senador habían sido ampliamente superadas por las de Maestre cuando, en la primera fase de las primarias, se votaron los documentos políticos y organizativos del partido en Madrid.

La victoria de los 'pablistas' en esta comunidad ha sido completa. No solo Espinar liderará el partido, sino que además gozará de una amplia capacidad de maniobra al haberse hecho su lista con 27 puestos en el Consejo Ciudadano, el máximo a lo que podía aspirar. Los siete restantes quedan en manos de 'errejonistas'.

En Andalucía, la anticapitalista Teresa Rodríguez se mantendrá al frente del partido tras cosechar un 75% de los votos. Rodríguez se ha medido a dos candidaturas 'errejonistas' que han pagado caro el haber concurrido a las primarias por separado. La continuidad de la secretaria general augura una etapa de tensiones con Susana Díaz, con la que mantiene una pésima relación. La primera reacción de la secretaria general tras ser reelegida ya fue reveladora. «Asumo el reto de construir la alternativa a la gran coalición», dijo.

Rodríguez se enfrentó a Iglesias durante la etapa fundacional del partido, pero ambos acercaron posturas después y ahora son los dos principales pilares en la alianza con la que 'pablistas' y anticapitalistas hacen frente al sector afín al número dos de Podemos.

Extremadura también se ha decantado por los fieles al líder nacional. En este caso el vencedor ha sido Álvaro Jaén, que seguirá como secretario general con el apoyo del 64% de la militancia.

Asamblea nacional

Los triunfos en estas tres comunidades suponen un espaldarazo para Iglesias a nivel nacional. A principios de año se celebrará una Asamblea Ciudadana, la segunda después de la fundacional de Vistalegre hace dos años, en la que las bases deberán decidir el rumbo que toma el partido y examinarán el liderazgo del secretario general. A la luz de lo ocurrido en estas primarias, las posiciones estratégicas más radicales y de tomar la calle que propone Iglesias parten con ventaja frente a la propuesta de transversalidad y moderación de Errejón.

Pese a la gran batalla que se avecina, la reacción de las dos principales figuras del partido tras conocerse los resultados fue la de llamar a la unidad. A través de su cuenta de Twitter, Iglesias felicitó a los vencedores y apuntó que «ahora a trabajar por la unidad y prepararnos para ganar con la gente». Errejón abogó a su vez por «seguir construyendo juntos» el partido. Ningún reproche.