Diario Sur

Francia acusa al soberanismo de atentar contra su soberanía

  • El Parlamento catalán aprobó una resolución que defendía el derecho de autodeterminación de los Països Catalans, incluido el Rosellón

barcelona. La diplomacia catalana no acaba de arrancar, pero ya ha tenido un encontronazo con Francia, uno de los países de la UE que de forma más explícita se ha manifestado en contra de la independencia de Cataluña. El Gobierno de París ha presentado una protesta ante la Embajada de España por una declaración aprobada en la Cámara catalana, en la que se defendía el derecho de autodeterminación de todos los territorios de los llamados Països Catalans, incluido el Rosellón, cuya capital es Perpiñán, y que para el soberanismo es la Cataluña Norte.

El Ministerio de Exteriores francés trasladó la queja a la Embajada española en París (su interlocutor para cualquier asunto que tenga que ver con España) en la que «lamenta» que la Cámara catalana emita resoluciones que «atentan contra la soberanía» de Francia. El Parlamento catalán «no tiene como misión interferir en los asuntos internos franceses», advierte. La Cancillería gala señala además que «cuando se presente la ocasión» trasladará estos mensajes a la delegación de la Generalitat en París.

El texto, impulsado por la CUP y que fue aprobado también por Junts pel Sí, manifestaba que tanto Cataluña como el País Valenciano, Baleares, la Catalunya Nord y la Franja de Aragón tienen el derecho a decidir su futuro político.

El Gobierno catalán ya ha tenido tropiezos con el Elíseo. En 2014, el entonces presidente Artur Mas envío una carta a los líderes europeos en la que pedía apoyo para «sacar adelante el proceso». En el caso de François Hollande, la Generalitat cometió el error de enviar la misiva en inglés. El primer ministro Manuel Valls, fue claro y afirmó que «Europa necesita estados, naciones fuertes y no divisiones».