Diario Sur

Errejon e Iglesias conversan ante Irene Montero. :: ballesteros / EFE
Errejon e Iglesias conversan ante Irene Montero. :: ballesteros / EFE

Iglesias y Errejón miden fuerzas en las primarias de Madrid y Andalucía

  • La disputa del liderazgo en estas dos regiones es la antesala de la Asamblea Ciudadana nacional que se celebrará en 2017

Los militantes deciden esta semana cuál de las dos almas de Podemos se impone en su primera gran batalla interna. Las primarias que se celebran para elegir las nuevas direcciones territoriales en la Comunidad de Madrid, Andalucía y Extremadura servirán de piedra de toque para dilucidar la corriente por la que se decantan las bases, si por la de Pablo Iglesias con su llamada a retomar las calles, o por la de Íñigo Errejón, que aboga por mantener un perfil transversal y conciliar la presión popular con la acción en las instituciones.

Lo que suceda en las tres autonomías en juego será el preludio de lo que pueda ocurrir a principios de año, cuando está previsto que se celebre la Asamblea Ciudadana nacional. Será ahí donde se decida el futuro del partido y el nuevo camino a seguir. El de los 'pablistas' o el de los 'errejonistas'. Aunque Errejón ha avanzado que no tiene intención de disputar el liderazgo de la formación a Iglesias, un buen resultado de los suyos en estas primarias podría dar un vuelco a la situación.

Tanto en Andalucía como en Madrid se enfrentan candidaturas afines a cada una de las dos máximas figuras del partido. En el caso andaluz la diferencia entre ambas corrientes la explica de forma gráfica Sergio Pascual, exsecretario de Organización e integrante de la lista 'Andalucía plaza a plaza'. En un calco de las diferentes visiones que defienden a escala nacional Iglesias y Errejón, Pascual señala que la candidatura de Teresa Rodríguez, actual líder regional y perteneciente al sector anticapitalista, apuesta por «tener mil pies en la calle y uno en las instituciones». Frente a esta posición, el exdirigente nacional coincide con Errejón en que se debe «conciliar» la acción en los dos lugares. Y pone como ejemplo los desahucios. «En la calle se pueden parar muchos, pero en las instituciones todos», apunta Pascual. En este duelo andaluz la gran favorita es Rodríguez, toda vez que los 'errejonistas' compiten con dos listas separadas. Aunque antiguos enemigos, Rodríguez y los anticapitalistas se han convertido ahora en el mejor apoyo de Iglesias en el pulso que mantiene con su número dos.

El choque de trenes en la Comunidad de Madrid es idéntico al andaluz en cuanto a ideas. La salvedad está en que, aquí sí, los 'errejonistas' no sólo concurren unidos bajo el liderazgo de Rita Maestre, sino que además han logrado atraer a su causa a Tania Sánchez y el resto de exmiembros de IU de Madrid que ahora militan en Podemos. Esta alianza ya logró la victoria en la votación de los documentos organizativos, por lo que parte como favorita. Aún más después de que la pasada semana se conociera que Ramón Espinar, candidato de los 'pablistas', se embolsó una plusvalía de 19.000 euros por la compra-venta de un piso protegido. Aunque absolutamente legal, la operación ha puesto en entredicho al portavoz de Podemos en el Senado, que a lo largo de los últimos años ha hecho bandera de la guerra contra la especulación inmobiliaria. Para frenar a Maestre la estrategia de Espinar ha consistido en pactar con los anticapitalistas, muy fuertes en esta comunidad. La jugada de los 'pablistas', sin embargo, puede no resultar suficiente.

Unidad

Pascual apuesta por la prudencia al ser cuestionado sobre lo que pueda ocurrir tras estas primarias y en la posterior Asamblea Ciudadana. Aun así, reconoce que «hay mar de fondo». «Es evidente que en el partido existen muchas sensibilidades y es bueno que se expresen», dice. Y, añade que, al menos en el caso andaluz, «la gente tenía ganas de discutir sobre el futuro del partido».

El exsecretario de Organización, destituido por Iglesias el pasado marzo con una decisión personal que causó un profundo malestar a Errejón, destaca que a pesar del debate interno el partido se debe mantener unido. «El entendimiento tras las primarias no sólo es posible, sino que además es imprescindible», sostiene. Pascual se muestra optimista a este respecto y augura que el vencedor en este proceso que se abre con las primarias en Andalucía y Madrid «sabrá mostrar una voluntad conciliadora y tendrá generosidad con los perdedores». «De lo contrario -zanja- estaríamos asistiendo al final de Podemos como organización».