Diario Sur

La Ertzaintza investiga si un menor se suicidó en Eibar por posible acoso

vídeo

La caída del menor se produjo el miércoles en el barrio de Urkizu, donde la víctima residía. / Morquecho | Vídeos: Atlas

  • El fallecido tenía 12 años y dejó una nota a tres chicos

  • La Policía pretende esclarecer si la acusación contra los supuestos acosadores se ajusta a la realidad

La Ertzaintza investiga la muerte de un menor de 12 años que el miércoles pasado falleció a consecuencia de las graves lesiones que sufrió tras precipitarse desde un tercer piso en Eibar. Los agentes al frente de la investigación tratan de determinar si la víctima había sufrido días, semanas o meses antes una situación de acoso por parte de otros menores de la ciudad. El fallecido dejó una nota en la que escribió los nombres y apellidos de tres menores, a los que responsabiliza de su acto final. La Ertzaintza ha realizado en las últimas horas diversas averiguaciones para esclarecer si lo redactado por el niño se corresponde con la realidad.

Eibar está conmocionada por este dramático suceso que tuvo lugar la tarde del miércoles. El menor llegó a media tarde a su casa, en el barrio de Urkizu, y poco después, tras quedarse solo, se arrojó al vacío desde el domicilio, donde residía con sus padres. Las lesiones que sufrió fueron mortales de necesidad y el chico murió en el mismo lugar de los hechos, sin que las asistencias sanitarias, que se habían desplazado tras recibir el aviso por parte de testigos del suceso, pudieran hacer nada por salvarle. Su cuerpo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal, donde los médicos forenses le practicaron la autopsia al día siguiente.

La Policía autonómica abrió al instante la correspondiente investigación. Varios agentes se personaron en el domicilio de la víctima, donde llevaron a cabo una inspección. En el interior, según han confirmado fuentes cercanas al entorno familiar, los policías hallaron una nota escrita por el fallecido, en la que identificaba con nombres y apellidos a tres menores y a quienes atribuía la trágica decisión que solo unos instantes después iba a adoptar. En la nota dirigió asimismo alguna alusión a una persona concreta vinculada con el balonmano, una actividad deportiva que practicaba.

La gravedad de esta acusación ha llevado en las últimas horas a los agentes asignados al caso a realizar múltiples averiguaciones para establecer si el suicidio del niño fue consecuencia de una posible situación de acoso que habría padecido.

Fuentes de la Fiscalía de Menores de Gipuzkoa consultados por este periódico rehusaron pronunciarse sobre los hechos. No obstante, confirmaron la existencia de la investigación y precisaron que dada la fase tan inicial en la que se encuentran las averiguaciones, es prematuro obtener conclusiones sobre lo acontecido y más aún determinar si existió o no acoso.

Educación niega el 'bullying'

El menor cursaba estudios de Secundaria en la ikastola Mogel Isasi de la ciudad armera, centro que goza de prestigio en el ámbito educativo. Un portavoz del Departamento de Educación del Gobierno Vasco descartó ayer que el niño hubiese sufrido algún tipo de acoso en la ikastola. En este sentido, indicó que no constaba en el centro ningún antecedente por 'bullying' contra el menor. Los mismos medios precisaron al respecto que no solo no lo había en el momento actual, sino que tampoco existió en la etapa de Primaria. Y añadieron, en este sentido, que no se había incoado ningún protocolo por acoso escolar.

Los agentes de la Ertzaintza también han llevado a cabo averiguaciones en torno al club de balonmano en el que el fallecido jugaba en la categoría de infantil. Esta era un actividad que desarrollaba al margen de las deportivas que podía realizar dentro del colegio.

Precisamente, el mismo día de los hechos, el fallecido había asistido a una de las habituales sesiones de entrenamiento y a media tarde se marchó para dirigirse a su casa de la que poco después se arrojó al vacío.

Fuentes cercanas a la entidad deportiva rechazaron que la víctima fuera objeto de agresiones, mofas o trato vejatorio por parte de otros menores en el transcurso de los entrenamientos y que tampoco lo era durante la fase en la que competía.

Las mismas fuentes señalaron que tras ser informados de la trágica muerte, miembros de la cúpula directiva de la entidad mantuvieron una entrevista con el entrenador del chico para analizar los hechos. Indicaron que la persona al frente del equipo le manifestó que no había existido ningún problema entre el niño y sus compañeros.

En este sentido, recordaron que el menor había acudido con normalidad a los entrenamientos y manifestaron que si hubiese existido acoso alguno, lo más probable es que hubiese dejado de asistir.

La investigación que practica la Ertzaintza se prolongará aún varios días más, en el transcurso de los cuales tomará declaración a los menores involucrados, además de a familiares, entorno educativo y deportivo en el que se desenvolvía la víctima.

En el supuesto de que la investigación concluyese que tal acoso existió, la Fiscalía actuará de manera directa e instruirá el procedimiento que la Ley del Menor prevé para este tipo de situaciones. En el supuesto de que los menores involucrados fuesen de la misma edad que el fallecido, no cabría formular acusación alguna contra los chicos, ya que por su edad son inimputables. Si fueran mayores de 14 años y finalmente se formularan cargos contra ellos, serían juzgados por la titular del Juzgado de Menores de San Sebastián, la magistrada María José Rúa.

La muerte del menor se produjo al día siguiente de que comenzara a estar operativo el teléfono contra el acoso escolar y malos tratos en el ámbito de los centros docentes, el 900 018 018, que funcionará las 24 horas del día, todo el año y será gratuito y anónimo, ya que las llamadas no quedarán reflejadas en la factura de los usuarios.

Los destinatarios de este servicio son los alumnos, padres, madres y tutores legales, profesores, equipos directivos y personal de los centros docentes y, en general, cualquier persona que tenga conocimiento de casos de malos tratos o acoso en el ámbito escolar, tanto dentro como fuera del centro docente.