Diario Sur

Ciudadanos solo se plantearía entrar en el Ejecutivo sin el líder del PP

  • Esperanza Aguirre propone la fusión con el partido de Rivera porque comparten «raíz» liberal y conservadora

madrid. Nadie se lo ha propuesto, pero, por si acaso, Ciudadanos estaría dispuesto a considerar su entrada en un Gobierno de coalición con el PP siempre que Mariano Rajoy no lo presida.

«Si no hay renovación, no. Si seguimos con el mismo presidente, no», apuntó ayer Albert Rivera. El líder de Ciudadanos salió así al paso de algunos dirigentes de su partido que defienden la presencia en el nuevo Ejecutivo de Rajoy. El nombre que más ha sonado ha sido el de su responsable económico, Luis Garicano.

Rivera señaló que desde el primer momento descartó esa operación porque la idea del líder del PP siempre ha sido apostar por «el continuismo». Un planteamiento que no impedirá, aseguró, que Ciudadanos colabore desde la oposición para que el Gobierno que hoy dará a conocer Rajoy vire «180 grados» y aborde reformas estructurales, como la de la Constitución.

Esa es la disyuntiva en la que se mueve el partido liberal, ser opositor y a la vez ser colaborador del Gobierno. Una estrategia en la que corre el riesgo de desdibujarse y comprometer su futuro político. Rivera, sin embargo, considera que hay espacio para vigilar con ojos críticos la actuación gubernamental y al mismo tiempo respaldar al Ejecutivo de Rajoy en el trabajo parlamentario.

La entrada en el Gobierno, a juicio del presidente de Ciudadanos, conlleva el riesgo de ser absorbido por el socio mayor, en este caso en el PP, y dejaría a su partido atado de pies y manos para velar por el cumplimiento del acuerdo con150 puntos que suscribieron con los populares en agosto pasado. Con un Gobierno de coalición, según Rivera, Ciudadanos sería corresponsable de las políticas de Rajoy.

La exlíder del PP de Madrid y ahora portavoz en el Ayuntamiento, Esperanza Aguirre, consideró que esos problemas se sortearían si su partido y Ciudadanos se fusionaran en una sola formación de centroderecha. Ambas fuerzas, dijo la que fuera líder indiscutible del PP de Madrid, comparten la «misma raíz» liberal y conservadora y no tiene sentido que vayan por separado.

Además, añadió, con esa fusión los populares podrían «recuperar» a las personalidades que dejaron el partido, entre las que citó a María San Gil y José Antonio Ortega Lara.