Diario Sur

Iglesias duda de la sinceridad del exlíder socialista aunque agradece su giro

Iglesias, el sábado, antes de participar en la segunda votación de investidura. :: Juan carlos Hidalgo / Efe
Iglesias, el sábado, antes de participar en la segunda votación de investidura. :: Juan carlos Hidalgo / Efe
  • Cree que la rectificación de Pedro Sánchez llega «tarde» porque si la hubiera hecho antes ahora gobernarían los dos partidos juntos

Las palabras del socialista Pedro Sánchez fueron recibidas con alborozo y escepticismo en Podemos. Alegría, porque, aunque tardías, confirmaron punto por punto todas sus tesis sobre quién se negó a pactar un gobierno de izquierda y el papel que desempeñan las grandes empresas y la banca en las decisiones políticas. Desconfianza, porque dudan de la sinceridad de sus palabras, y ven en ellas un movimiento táctico en la disputa por el poder en el PSOE.

Nunca es tarde si la dicha es buena, comentaban los dirigentes de Podemos después de escuchar la enmienda a la totalidad de Sánchez al discurso que ha mantenido durante meses. El exlíder de los socialistas señaló este domingo por la noche en una entrevista en La Sexta que su partido cometió un «error» con el partido de Pablo Iglesias al tacharlo de «populista» y admitió que «no sabía exactamente qué era Podemos». Sánchez también defendió que el PSOE «debe mirar de tú a tú y trabajar codo con codo con Podemos».

«Ha reconocido que se equivocó con nosotros. Llega tarde, pero gracias», escribió Pablo Iglesias en la red social Twitter. El líder de Podemos lamentó que la corrección de posiciones llegue ahora, cuando Mariano Rajoy ya ha superado la investidura y ha jurado su cargo como presidente del Gobierno, porque si el exsecretario general del PSOE «hubiese sido (antes) tan valiente» como lo ha sido ahora «habría un gobierno progresista en España».

Los dirigentes de Podemos siempre han defendido que si no hubo un acuerdo entre su partido y el PSOE para que Sánchez fuera investido presidente del Gobierno en marzo se debió a las presiones «del Ibex 35» sobre los socialistas para impedirlo. Aunque también es cierto que se suscitó un debate interno en la dirección del partido morado sobre si debían facilitar con su abstención que los socialistas gobernaran y vencieron las tesis de Iglesias contrarias a permitir la investidura del entonces líder del PSOE.

Honestidad

El secretario general de Podemos se declaró «impresionado» porque Sánchez fue «honesto» y dijo «muchas verdades», que cuando las decían ellos en relación a la actitud de algunos grupos de comunicación se consideraban «ataques a la libertad de expresión». Mostró asimismo su sorpresa en declaraciones a Radiocable por el giro del socialista respecto a Cataluña y su reconocimiento de que es «una nación», un planteamiento, dijo, que Podemos defiende desde «hace mucho tiempo». Si los socialistas, añadió, hubieran asumido esta definición en las negociaciones que mantuvieron también «hubiéramos podido gobernar juntos».

Iglesias no fue el único que mostró su satisfacción en Podemos por las palabras del exsecretario general del PSOE. Íñigo Errejón, Irene Montero -que también se quejó de que «debería haberlo contado cuando tenía remedio»-, Alberto Garzón o Xavier Domènech exteriorizaron su agrado, sobre todo en lo referido a los «vetos oligárquicos», como los definió el número dos del partido, y a la filosofía territorial.

Pero tras esos comentarios laudatorios, en Podemos también creen que Sánchez ha protagonizado esta pirueta porque ya no es secretario general del partido y está en campaña para recuperar el liderazgo del PSOE. Recuerdan los muy duros enfrentamientos que mantuvo con Iglesias tras su frustrada investidura y después de las elecciones del 26 de junio, en los que culpó siempre a su líder de ser el responsable de que fuera a gobernar Rajoy por negarse a secundar un gobierno de izquierda. Y ahora, solo después de haber sido descabalgado, cambia de discurso, apuntan en la dirección del partido morado. Ponen en duda la sinceridad de Pedro Sánchez, aunque agradezcan sus palabras.