Diario Sur

Rajoy también sobrevive en Europa

Rajoy fue arropado hace un año en Madrid por la plana mayor del PP europeo de cara al 20-D. En la imagen. Tusk levanta su brazo.
Rajoy fue arropado hace un año en Madrid por la plana mayor del PP europeo de cara al 20-D. En la imagen. Tusk levanta su brazo. / EFE
  • El presidente español entra en el selecto club de líderes de la UE que logran repetir mandato y que está liderado por la eterna Angela Merkel

Y pese a todo, que no es poco, ahí sigue. Mariano Rajoy es un superviviente. Lo es en su partido, lo es al frente del Gobierno español y lo es, también, en la Unión Europea, en un club que a raíz del estallido de la Gran Recesión en 2008 ha ido cargándose como fichas de dominó a todos los jefes de Estado o de Gobierno que acudían a las urnas en sus respectivos países. Las excepciones se cuentan con los dedos de una mano y se resumen en un nombre: Angela Merkel, la canciller alemana, la gran líder de Europa en la última década y que en septiembre del próximo año aspirará a su reeditar mandato en Berlín... ¡El cuarto consecutivo!

Tranquila, muy amable, extremadamente educada... Pero también implacable. Apostar por ella en esta UE de 28 socios en la que todos son iguales sobre el papel pero donde unos mandan mucho más que otros, es hacerlo a caballo ganador. Y Rajoy siempre lo tuvo clarísimo. No sólo por afinidad ideológica (ambos son del PP europeo), sino por pura supervivencia en el momento más complicado que España ha vivido en décadas. El tiempo, ese gran aliado al que siempre le ha gustado ver pasar, le ha dado la razón a tenor de lo ocurrido estos últimos años en la UE.

Al inicio de cada Consejo Europeo, de cada cumbre de jefes de Estado y de Gobierno, se distribuye un dosier con la foto de los 28 líderes. Los cambios son constantes y en la era de los rescates, una rutina. La férrea ortodoxia económica comunitaria ha llevado al paro a políticos de enorme talla internacional. ¿Se acuerdan de esa foto de la UE con el francés Nicolás Sarkozi, el italiano Silvio Berlusconi o el español José Luis Rodríguez Zapatero, que estuvo nada menos que ocho años? Grandes nombres y grandes derrotas fruto de la crisis. Merkel no, Merkel sigue ahí. Alemania es la única gran potencia que ha sorteado la inestabilidad política.

Paradójico es el caso de Italia, que tras la caía de Berlusconi, nombró al tecnócrata Mario Monti, que luego fue derrotado por Enrico Letta, que a su vez fue destronado por el socialista Matteo Renzi, quizá el líder más carismático de la UE y de la izquierda comunitaria. Llegó sin presentarse a las elecciones y es posible que no sobreviva a sus primeros comicios legislativos, previstos en 2018. Y si no lo hace será por la crisis, porque Italia sigue sin levantar cabeza. Su ventaja es que aún le queda tiempo y por ello ha decidido declarar una guerra abierta a Bruselas.

Tiene el tiempo que, sin embargo, le falta al socialista francés François Hollande, que llegó al Eliseo fruto de la crisis y se irá derrotado por ella. El varapalo que parece esperarle en las elecciones de primavera adquiere tintes históricos. También en marzo de 2017 habrá elecciones en Holanda, donde el liberal Mark Rutte está sufriendo una serio desgaste en favor del euroescepticismo. Pertenece a lo liberales, la misma familia del belga Charles Michel, que logró ser primer ministro hace dos años en detrimento del anterior Gobierno socialista.

La paradoja de Cameron

Todos han ido cayendo. Destacan los del Sur, como Portugal o Grecia, donde el PP perdió dos de sus feudos en favor del socialista Antonio Costas y del líder de la radical Syriza, Alexis Tsipras, ya casi convertido a la socialdemocracia (cosas de visitar Bruselas). Pero en el Norte, tampoco les ha ido demasiado bien. Ni Dinamarca, ni Suecia ni Finlandia han conseguido repetir primer ministro. También en el Este, donde el ahora presidente del Consejo, Donald Tusk, perdió Polonia en favor de la extrema derecha nacionalista.

Paradójico es el caso del ex primer ministro británico, David Cameron, que no sólo consiguió ganar las elecciones, sino que lo hizo con una aplastante mayoría absoluta gracias a su gestión económica. Era el modelo en el que se fijó el PP de Rajoy, que confiaba en todo momento en que la gente priorizase la frialdad de los buenos datos macro en lugar del sufrimiento de muchos recortes pasados. Pero Cameron ganó y luego tuvo que irse por su mejorable gestión del referéndum del 'Brexit'.

¿Y quién sigue además de Merkel y Rajoy? Por un lado, el polémico primer ministro húngaro, Viktor Orban, que lleva muchos años desquiciando a la UE con sus políticas de dudosa calidad democrática, y por el otro, el socialista eslovaco, Robert Fico.

Pero si hay un caso que se asemeja sobremanera al español es del Irlanda. Después del rescate que sufrió el país, Enda Kenny, líder del Fine Gael (PP europeo), derrocó al histórico oponente, el Fianna Fail, sumido en una grave crisis como consecuencia de la crisis. La recuperación económica fue sorprendente a partir de 2014, pero el electorado no le perdonó los recortes realizados y en febrero de 2016, ganó pero no le daba para gobernar. Por contra, el Fianna Fail subió mucho pero quedó segundo. ¿Bloqueo a la española? No. Tras dos meses de «duras negociaciones», ambos partidos llegaron a un acuerdo para que el Ejecutivo en minoría tuviera al menos presupuestos durante tres años. ¿Les suena?