Diario Sur

El PSC renuncia a la 'vía canadiense' de referéndum sobre la independencia

Aunque el primer secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, era partidario de apostar por la 'vía canadiense' en caso de que la reforma federal de la Constitución que abandera el PSOE fuera rechazada en Cataluña, el PSC no defenderá, de momento, la celebración de un referéndum sobre la independencia de Cataluña. La dirección socialista ha excluido la referencia al modelo quebequés en la ponencia marco que someterá a votación la semana que viene en el congreso del partido y que debe fijar las líneas programáticas para los próximos cuatro años.

El PSC tiene un continuo debate interno sobre el llamado derecho a decidir. En las elecciones de 2012, incluyó en su programa la defensa de una consulta legal y acordada, mientras que en las de 2015 aparcó la defensa soberanista que tantas ampollas levantó en el PSOE. El apoyo al referéndum fue el motivo por el que en 2013 rompió dos veces la disciplina de voto de los socialistas en el Congreso y la razón por la que el ala más soberanista del partido se escindió en 2014.

La renuncia a la vía canadiense fue anunciada por el PSC un día antes de que sus siete diputados voten hoy 'no' a la investidura de Mariano Rajoy, desmarcándose de la abstención que decidió el comité federal. La supresión de la vía canadiense puede suponer un gesto de distensión con el PSOE, cuya gestora aún tiene que decidir qué sanción impone a los diputados díscolos.

Los socialistas catalanes reivindican una voz diferenciada, en un momento en que, según afirmó Iceta en el consejo nacional en el que el PSC decidió por unanimidad votar no a Rajoy, la formación no puede aparecer «al lado de una de las locomotoras (PP o independentistas) que han decidido emprender el rumbo de colisión». Iceta cree que el PSC es uno de los últimos puentes que quedan entre Cataluña y el resto de España.