Diario Sur

'El Bigotes' sostiene que del PP solo recibió «disgustos», nunca dinero

Álvaro Pérez, más conocido como 'El Bigotes', el hombre del grupo Correa en la Comunidad Valenciana, se presentó ante el tribunal que juzga la primera época del 'caso Gürtel' como un «creativo» que se dejaba «la piel currando día y noche» para cambiar la imagen «rancia» del Partido Popular por otra «fresca y dinámica». Un trabajador «diez», según su autorretrato, hecho a sí mismo y sin formación académica, que no llevaba la contabilidad de las empresas de la red porque era «un desastre» y no se fiaban de él. El sobrino político del actor y humorista Andrés Pajares, que pasó por la radio, la tele y el teatro antes de desembarcar en el grupo Correa, admitió ayer que era suya una «firmita» de una factura de un regalo para Ana Mato, exministra de Sanidad y responsable civil a título lucrativo en este procedimiento. Era un bolso de 180 euros, «barato», masculló el acusado, que pagó de su bolsillo y luego se lo reintegraron.

Sin embargo, a la salida de la Audiencia Nacional, quizá consciente del lapsus de reconocer la «firmita» y asesorado por su abogado, negó haber pagado ese regalo y no supo responder qué hacía su rúbrica en ese documento indiciario, uno de los varios que aporta la Fiscalía en su escrito de acusación.

Excentricidades

'El Bigotes', a quien la Fiscalía solicita cinco años y dos meses de prisión en esta causa (está a la espera de la sentencia de otro juicio en Valencia por los contratos con la Generalitat en la feria Fitur, por el que se enfrenta a 11 años y medio de prisión), incidió en que no hizo pagos directos a políticos, «nada de nada, jamás», y reiteró que no hablaba «con nadie» del PP para los contratos, una función exclusiva del «señor Correa». Las conocidas excentricidades de Álvaro Pérez, ahora con barba poblada, también salieron a relucir en el juicio. Subrayó que él estaba «para mítines del Partido Popular, no para fiestas de cumpleaños», en referencia a los regalos a la familia Sepúlveda-Mato. «¿Ha recibido gratificaciones del PP?», le preguntó su letrado José Javier Vasallo en otro momento. «Yo del PP... ¡solo disgustos! Me he dejado mi vida trabajando de día y de noche para el PP. He trabajado como un condenado. Era muy bueno», se piropeó.

Explicó cómo gracias a su ingenio le dieron un aire «fresco» a los mítines del expresidente del Gobierno José María Aznar a principios del año 2000. 'El Bigotes' también relató la «traumática» experiencia en los calabazos tras ser detenido el 6 de febrero de 2009 e incluso pidió disculpas al tribunal por sus excesos verbales.