Diario Sur

Rajoy, en versión resumida

  • Habló la mitad que en agosto y no pudo explicar sus planes de gobierno como en 2011

Mariano Rajoy ventiló ayer en 18 páginas el trámite del discurso de investidura, una intervención de apenas cincuenta minutos en la que aportó pocas novedades ni concretó las líneas de su futura acción de gobierno, básicamente porque las únicas pautas de actuación que tiene perfiladas son las que pactó con Ciudadanos y ya las desgranó en su primer intento fallido de ser elegido el 30 de agosto. Más allá de ese esquema, el candidato del PP, que será investido el sábado aunque en precaria minoría, no cuenta con los apoyos necesarios para sacar adelante las grandes reformas que invoca para la próxima legislatura, así que se centró en ofrecer su perfil más dialogante al resto de grupos y pedirles «responsabilidad» para que se atrevan a recoger el guante.

El Rajoy de ayer fue la versión resumida, como el recordatorio de los mejores momentos en los capítulos de las series, del Rajoy de agosto, que necesitó 36 folios, exactamente el doble, para desgranar un discurso que decepcionó por gris. Pero se pareció poco al Rajoy del 19 de diciembre de 2011. Entonces leyó 31 páginas para explicar los planes de un gobernante sin más ataduras que las de Bruselas, coronado por su mayoría absoluta. Éstas son las similitudes de Rajoy consigo mismo, fiel a sus principios, y sus nuevos matices, forzados por la falta de «solidez» que amenaza a su Gabinete.