Diario Sur

La jueza procesa a seis militares y un civil por el alijo de droga en el 'Juan Sebastián Elcano'

  • Les acusa de tráfico de estupefacientes y contra los deberes del servicio, penados con hasta 12 años de prisión, por introducir 158 kilos en el buque de la Armada

madrid. El Juzgado Togado Militar Territorial número 12 de Madrid ha procesado a seis militares y un civil por la mayor incautación de droga en un buque de la Armada española. Después de dos años y tres meses de pesquisas, la juez togado ha concluido la investigación y ha propuesto juzgar a seis militares y un civil que formaban parte de la dotación de la goleta 'Juan Sebastián Elcano' en 2014. A todos ellos les imputa los delitos de tráfico de estupefacientes, penado con entre tres y seis años de prisión, y contra los deberes del servicio a bordo, castigado con entre seis meses y seis años de prisión, según el Código Penal Militar.

Los siete acusados son los cabos José Ramón D. C. y Manuel Jesús R. F., los marineros Francisco Ramón M. S., Francisco V. B. y Rafael V. H., el civil Manuel Francisco S. P. y el exmarinero Jimmy Enrique V. C. Los tres primeros trabajaban en la sala de máquinas del buque escuela. Los dos siguientes prestaban servicio en el compartimento del pañol de contramaestre, donde fueron hallados los 127,9 kilogramos de cocaína el 30 de julio de 2014, cuando la goleta atracó en la Carraca, en la Bahía de Cádiz. Mientras, el civil y el exmilitar procesados realizaban labores en la cocina.

En las 11 páginas del auto de procesamiento, al que ha tenido acceso este periódico, la instructora del caso, la capitana Patricia Moncada, relata el operativo de los acusados para cargar 158,9 kilos de droga -la mayor parte cocaína de gran pureza y diez kilos de heroína- en el puerto de Cartagena de Indias (Colombia), entre el 14 y el 19 de abril de 2014; el traslado de la mercancía al muelle de la Isla de Manhattan, en Nueva York, donde entre el 10 y el 13 de mayo fueron repartidos 31 kilos de estupefacientes a dos grupos de narcos colombianos; y el resto, 127,9 kilos, fueron escondidos en el pañol donde se guardan las velas del buque y su destino final era España.

El precio final de este alijo, aprehendido en Cádiz por la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, en colaboración con la agencia antidroga estadounidense DEA y la Agencia de Seguridad Nacional (HSI) de este país, era de 4,2 millones de euros, según la investigación.