Diario Sur

El PSC asume la ruptura con el PSOE por su voto en contra

La ejecutiva y el consejo nacional del PSC ratificarán hoy el voto negativo de sus diputados en el Congreso a Mariano Rajoy en el debate de investidura. «Voten lo que voten los demás, el PSC votará no», afirmó el primer secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta.

«Desobedeceremos y estamos dispuestos a asumir las consecuencias», dijo el líder del PSC. Por primera vez reconocía que es posible que los 38 años de hermandad entre PSC y PSOE se rompan por la votación en la investidura de Rajoy. No será la primera vez que el PSC rompe la disciplina de voto del PSOE (lo hizo en dos ocasiones en 2013 para apoyar resoluciones sobre el derecho a decidir), pero será la primera vez que desafía una decisión del Comité Federal.

Iceta reconoce que la gestora que dirige el PSOE está en su «derecho» de sancionar a los siete diputados catalanes y al PSC, pero también tiene asumido que su partido, si quiere tener algún futuro y no quiere ser fagocitados por el partido que ultima Ada Colau, a mitad de camino entre el soberanismo y el federalismo, tienen que mantener el 'no' a Rajoy porque si algo une a los votantes socialistas en Cataluña es el rechazo al PP.

Suicidio político

Iceta replicó a los barones que reclaman ya un divorcio que al PSC le gustaría seguir con el PSOE, y mantener la relación vigente desde 1978. «Nuestra intención es votar con el PSOE todas las veces que sea posible», dijo, pero a lo que el PSC no está dispuesto es a facilitar otro Gobierno de Rajoy porque sería su suicidio político. El PSC sostiene que no es igual la animadversión que se respira en Cataluña hacia el PP, y en ello tiene mucho que ver el proceso soberanista, que en otros puntos de España.

Iceta señaló que si cambia el protocolo entre el PSC y el PSOE, la mejor fórmula sería la de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania y la Unión Social Cristiana de Baviera en el Parlamento alemán, que son dos partidos en un mismo grupo parlamentario, pero que pueden votar distinto. En este repensar las relaciones, Iceta admite también que Ferraz podría apostar por recuperar la federación catalana del PSOE sin tintes catalanistas, aunque lo vería un «error».