Diario Sur

El PSC ratificará mañana su 'no' a Rajoy

Los barones regionales, en primera fila durante la reunión del Comité Federal. :: óscar del pozo
Los barones regionales, en primera fila durante la reunión del Comité Federal. :: óscar del pozo
  • Miquel Iceta pide a la gestora «sensibilidad» y «respeto» al elemento «diferencial» de los socialistas catalanes

Tensión máxima entre el PSC y el PSOE. Los socialistas catalanes defendieron ayer su derecho a votar 'no' a Mariano Rajoy, en contra de la opinión mayoritaria del comité federal del PSOE, y mañana someterán esta posición al consejo nacional del partido.

El cónclave de los socialistas catalanes decidirá con toda seguridad que el PSC mantiene su rechazo a favorecer la formación de un gobierno del PP y como consecuencia tomará la determinación de que los siete diputados socialistas catalanes rompan la disciplina de voto en el Congreso y se desmarquen de la decisión adoptada por el Comité Federal. Aunque el presidente de la gestora, Javier Fernández, reclamó a los socialistas catalanes que sean consecuentes con la votación del máximo órgano del PSOE, que asuman su responsabilidad y acaten la abstención, el líder del PSC, Miquel Iceta, reivindicó la autonomía del PSC y pidió «respeto» para la formación que dirige. «Hoy (por ayer) vengo a defender dos cosas: el 'no' a Rajoy y la capacidad que debe tener el socialismo español para entender una posición distinta del PSC», afirmó en el discurso que pronunció en el Comité Federal. «La cuestión es si el socialismo español es capaz de reconocer que hay un elemento diferencial crucial en este tema cuando se aborda desde Cataluña», añadió.

El previsible no del PSC -partido soberano, que está federado al PSOE- a Rajoy marcará las relaciones entre ambos partidos, que se rigen por un protocolo que establece la participación catalana en los órganos federales: la Ejecutiva, el Comité Federal y el Congreso del PSOE.

Precedentes

Será la tercera vez que los diputados catalanes votarán distinto que sus compañeros federales. Las dos primeras veces fueron en 2013, cuando los parlamentarios del PSC respaldaron sendas iniciativas de los soberanistas catalanas a favor del referéndum sobre la independencia. Era la época en que el PSC defendía la consulta legal y acordada. Más tarde enterró esa idea y las relaciones con el PSOE volvieron a su cauce. En esta ocasión, en cambio, se habla de expulsión y de romper los lazos que han mantenido unidos a los dos partidos desde 1978. Fernández evitó ayer mojarse sobre si el PSC será expulsado si sus siete diputados no acatan la abstención y no quiso dar pistas sobre qué sanciones baraja la dirección. «No tengo ningún plan en este sentido», dijo. «Lo que me corresponde es persuadir a los compañeros de que no tomen una decisión que no estará en sintonía con el mandato del comité federal», afirmó.

Aun consciente de las advertencias que han lanzado desde la gestora y desde la federación andaluza, Iceta expresó su intención de mantener los lazos, de poder «seguir caminando juntos, incluso en la discrepancia». «Porque nada nos horroriza más que la perspectiva de dejar de compartir con todos los socialistas un proyecto federal para España», aseguró.

Choque de trenes

El recientemente reelegido primer secretario de los socialistas catalanes, que fue uno de los dirigentes que más apoyó a Pedro Sánchez, avisó al PSOE de las consecuencias que una abstención del PSC tendría para las relaciones entre Cataluña y el resto de España. «Cuando empieza el curso en el que el choque de trenes parece inevitable, no podemos aparecer ni siquiera absteniéndonos en la investidura de uno de los máximos responsables de la ausencia de diálogo. Si lo hiciésemos, dejaríamos de ser útiles para tender puentes, para encontrar una solución», señaló.

Y remató que si dan razones a los que creen que el «federalismo no es viable», aumentará el número de personas que ven la independencia como «algo inevitable».