Diario Sur

Pedro Sánchez mide con cautela sus próximos pasos

«Sin Pedro Sánchez no hay 'sanchismo'». La frase, pronunciada por uno de los principales dirigentes del PSOE hace apenas una semanas, refleja la convicción de los críticos con el ex secretario general sobre sus nulas posibilidades de volver al cargo. El defenestrado líder del partido decidió inmolarse el pasado 1 de octubre, envuelto en la bandera de la militancia, con la esperanza de volver a dar la batalla en el próximo congreso federal del partido. Pero el tiempo, en manos de la gestora, corre en su contra. «Estoy sorprendido de lo rápido que se está produciendo el vuelco a favor de la actual dirección entre los cuadros», admite un afín a la anterior ejecutiva.

El excandidato a la Presidencia del Gobierno debe decidir ahora cómo juega sus cartas, pero guarda con celo cuáles serán sus próximos pasos. Como antiguo secretario general es miembro del Comité Federal, así que, si lo desea, puede acudir al encuentro del domingo para liderar, aún a sabiendas de que está perdida, la batalla por el 'no' a Rajoy. Sería un gesto elocuente sobre sus aspiraciones.

La siguiente incógnita lleva a la propia sesión de investidura. Después de que sus máximos colaboradores hayan defendido la disciplina de voto, es difícil pensar que acuda al pleno a votar 'no'. Le queda renunciar al escaño o ausentarse.