Diario Sur

El detenido por el crimen de Guadalajara confiesa la autoría

A Patrick Nogueira, de 19 años, le espera una larga temporada en prisión por haber matado a sus tíos Marcos Campos Nogueira, de 30 años y Janaina Santos Américo, también de 30 años, y a los hijos de éstos, María Carolina, de cuatro años y David, de tan sólo un año de vida. Según fuentes judiciales, podría llegar a ser condenado a prisión perpetua revisable. Dos días después de regresar de forma voluntaria a España, el prófugo brasileño confesó a la Guardia Civil que fue él quien mató a sus cuatro familiares a mediados de agosto en el chalet que habían alquilado pocas semanas antes en el pequeño pueblo de Pioz, en la provincia de Guadalajara.

Tras reconocer la autoría de los crímenes, el joven pasó a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Guadalajara, que tras imputarle dos delitos de homicidio y dos de asesinato ordenó su ingreso en prisión provisional comunicada. A primeras horas de la noche, el detenido fue conducido a la prisión de Alcalá Meco. Lo que Patrick no ha aclarado aún es por qué decidió acabar con las vidas de sus cuatro familiares el 17 de agosto utilizando un arma blanca. No lo hizo por celos -sus familiares aseguran que sentía una obsesión sexual por su tía- ni por motivos económicos, según confesó.

Ese día, el 17 de agosto, acudió al chalet donde se encontraban su tía Janaina y los dos pequeños. Había premeditado el crimen. Primero mató a Janaina y más tarde a los dos niños. Después esperó a que llegara su tío Marcos a quien también mató a apuñaladas. Las siguientes horas las dedicó a limpiar la sangre y a descuartizar a sus tíos para introducir los cadáveres en cuatro grandes bolsas de basura. Al terminar se marchó con la intención de regresar otro día para llevarse las bolsas y ocultar el crimen.

Sin embargo, el fuerte calor de verano corrompió los cuerpos rápidamente y los vecinos de la urbanización comenzaron a quejarse del mal olor que desprendía la vivienda. El 18 de septiembre los cuatro cadáveres eran descubiertos en la casa y la Guardia Civil iniciaba las investigaciones. Fue entonces cuando Patrick aceleró su regreso a Brasil, previsto para unos días más tarde.