Diario Sur

El cerebro confeso de la trama 'Púnica' confirma los regalos a políticos

David Marjaliza, ayer, en la comisión de investigación de la Asamblea de Madrid. :: Mariscal / efe
David Marjaliza, ayer, en la comisión de investigación de la Asamblea de Madrid. :: Mariscal / efe
  • El empresario Marjaliza rechaza declarar en la Asamblea de Madrid pero admite en la calle que hizo «detalles normales» sin buscar contrapartidas

El empresario David Marjaliza, uno de los cabecillas de la trama 'Púnica' junto a su amigo de la infancia Francisco Granados, ex secretario general del PP madrileño actualmente en prisión, compareció ayer en la Asamblea de Madrid dentro de la comisión de investigación sobre la corrupción regional.

Marjaliza, acusado confeso en la causa, se acogió a su derecho a no declarar por recomendación de su abogado, ya que en la actualidad hay una pieza secreta en el juzgado central de la Audiencia Nacional que instruye el caso, referida a la supuesta financiación irregular del PP madrileño en la época de Granados.

«No puedo revelar ningún secreto sobre lo que ahora mismo está siendo investigado y se encuentra bajo secreto de sumario, ni referirse a persona, empresa, cantidad, por lo que no puede declarar sintiéndolo mucho, ya que, además, estoy colaborando con la Justicia», aseguró el empresario de Valdemoro (Madrid) a los diputados de la comisión.

Sin luz ni taquígrafos, en cambio, Marjaliza admitió a la entrada de la asamblea que empresas de las que era socio hacían «detalles», «como todo el mundo en Navidad», a los alcaldes madrileños como los de Valdemoro o Parla, confirmando así el informe de la Guardia Civil conocido el pasado miércoles sobre los obsequios de la red a medio centenar de alcaldes, concejales, altos cargos o asesores municipales y autonómicos en Madrid y Aragón.

El acusado confeso, que está en libertad provisional desde diciembre de 2015, aseguró que estos detalles no se hacían «a cambio de nada», sino que eran «detalles normales de la vida que hacen todas las empresas».

La tele a Tomás Gómez

Preguntado por la televisión de 5.000 euros que, según un informe de la Guardia Civil, regaló al ex secretario general del Partido Socialista de Madrid Tomás Goméz en las navidades del 2003, cuando era alcalde de Parla, Marjaliza sostuvo que aunque el planteamiento de los regalos es que «el 90% son detalles» luego «había algunos un poco más especiales» en función «del rango». «Nadie se va a sobornar ni por una televisión ni por un jamón, eso es una tontería», añadió el empresario, que también aseguró que no le ha llegado la querella anunciada por Gómez. «Estoy diciendo la verdad, como la Guardia civil lo está demostrando en casi todos los informes», zanjó.

Ya dentro de la cámara regional, Marjaliza se acogió a su derecho a no declarar aunque manifestó su disposición a volver a comparecer ante la comisión de investigación una vez que se levante el secreto de sumario para poder decir lo que sabe y lo que ha dicho ante el juez.

«Tiene su lógica porque si hoy la Guardia Civil está investigando a una persona, a una empresa, a una cantidad, si yo la digo aquí y se hace pública, esa persona podrá destruir pruebas, podrá salir del país, podrá llevárselo, podrá hacer otra cosa», justificó ante la comisión. En cualquier caso, Marjaliza avanzó que cuando tenga «la libertad de poder expresar y poder contar todo» volverá encantado a la asamblea, «porque si tengo que contar algo por fascículo no me siento a gusto».

Por último, recordó que «está todo recogido» en sus 13 horas de declaración ante el juez instructor Eloy Velasco, ante la pregunta de si pagó con dinero negro a algún alcalde o a algún edil, formulada por el portavoz de Podemos Miguel Ongil.