Diario Sur

El presunto asesino de Pioz llega a España tras entregarse en Brasil

  • El sobrino de la familia descuartizada en Guadalajara fue detenido tras aterrizar en Madrid procedente de Sao Paulo

MADRID. François Patrick Nogueira, el presunto autor del asesinato de los cuatro miembros de una familia brasileña en Pioz (Guadalajara), llegó ayer en un vuelo a Madrid procedente de Sao Paulo tras entregarse voluntariamente a las autoridades del país. El joven, de 19 años y sobrino del padre de la familia descuartizada, tomó la decisión después de que su abogado mantuviese varias conversaciones con los investigadores policiales en España y valorase que era mejor cumplir condena aquí y no en su país natal. «Sabe que en la cárcel de Brasil no sobreviviría», aseguró el hermano de uno de los progenitores asesinados.

Patrick fue detenido a su llegada al aeropuerto madrileño y conducido a las instalaciones que la Guardia Civil tiene en el mismo aeródromo, donde fue recluido a la espera de pasar hoy a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Guadalajara, encargado de la investigación.

El sospechoso huyó en agosto a la casa de sus padres en Brasil cuando conoció por los medios de comunicación el hallazgo de seis bolsas de basura con los restos de sus tíos y sus primos, de cuatro y un año. Desde entonces, permaneció encerrado en el domicilio familiar defendiendo su inocencia, pese a la multitud de indicios y pruebas que lo señalan como autor del cuádruple crimen. Incluso acudió a la Policía brasileña a prestar declaración de forma voluntaria después de que Interpol dictase una orden de arresto internacional contra él, pero aún así quedó en libertad.

Nogueira siempre sostuvo que había cortado la relación con su familia un mes antes y que ni siquiera conocía la dirección del chalé donde vivían y fue ejecutado el asesinato. Pero las pruebas no dejan lugar a dudas, según la Guardia Civil. La geolocalización de su teléfono móvil, los movimientos registrados en su abono del transporte público y el hallazgo de material biológico en distintos lugares de la casa lo incriminan directamente. Los investigadores descartan que se pueda hablar aún de un móvil pasional, al estar el sobrino presuntamente obsesionado con su tía Janaina, como afirma la familia de la joven brasileña. Ahora solo falta que el propio Patrick explique el porqué de sus actos.

Considerado una persona «violenta» y «emocionalmente inestable», el presunto asesino de Pioz tenía antecedentes penales en Brasil por tratar de asesinar a uno de sus profesores.