Diario Sur

Forcadell responde a la Fiscalía: «Dinamitar el Estado es la corrupción del PP»

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell.
La presidenta del Parlament, Carme Forcadell. / Efe
  • La presidenta de la Cámara catalana está acusada de haber cometido los delitos de desobediencia y prevaricación

La presidenta de la Cámara catalana, Carme Forcadell, ha respondido con contundencia a la querella que ha presentado esta mañana la Fiscalía, en la que la acusa de querer “dinamitar” el Estado. “Dinamitar es la corrupción” del PP, es “coartar la libertad de expresión”, es “suspender la ley de igualdad del Parlamento catalán” y es “suspender la ley antidesahucios”, ha afirmado. A su juicio, la querella por los delitos de desobediencia y prevaricación impulsada por el Ministerio Público es la prueba de que en España “no hay separación de poderes”. “Cumplía con mis funciones como presidenta de la Cámara y debatir no es dinamitar, el parlamento está para debatir”, ha asegurado.

Forcadell ha añadido que no hace futuribles, pero no contempla la inhabilitación. “Estoy tranquila, iré a declarar cuando lo pide el juez y le diré que defendía la soberanía de esta cámara”, ha apuntado. “Mi inhabilitación sería un ataque gravísimo, en democracia, los presidentes de los parlamentos soloi los cambian las urnas”, ha rematado.

La Fiscalía acusa a la presidenta de la Cámara catalana de haber cometido los delitos de desobediencia y prevaricación por haber permitido el debate y votación de las conclusiones de la comisión de estudio del proceso constituyente, que anuló el Tribunal Constitucional en el mes de julio.

Según el Ministerio Público, Forcadell quiso “dinamitar el modelo de ordenación territorial del Estado” y actuó “con total desprecio a la Constitución de 1978”. La Fiscalía sostiene que la presidenta de la Cámara, que fue presidenta de la ANC, acordó someter a votación el texto con la absoluta “conciencia de que su pronunciamiento impulsaba un trámite constitucionalmente ilegítimo, viciado de raíz por la falta absoluta de competencias”. A su juicio, fue una decisión “extravagante” y llevada a cabo por una persona que, según la Fiscalía, pretendía llevar adelante su proyecto político por la vía de los “hechos consumados”. Si Carme Forcadell fuera condenada, podría ser inhabilitada.