Diario Sur

Libertad con cargos para los agresores de dos guardias civiles en Alsasua

  • El agente que permanecía aún hospitalizado recibe el alta tras ser intervenido de una fractura de tobillo

madrid. Los dos detenidos como supuestos autores de una agresión a dos guardias civiles y sus parejas en la localidad navarra de Alsasua quedaron ayer en libertad con cargos tras prestar declaración ante un juez de Pamplona. En concreto, el magistrado les imputa los delitos de lesiones y atentado contra la autoridad. Los dos deberán comparecer cada viernes en los juzgados.

Uno de los agentes, teniente de la Guardia Civil, tuvo que ser intervenido quirúrgicamente por una fractura de tobillo y ayer recibió el alta hospitalaria. El otro miembro del cuerpo de seguridad y las dos mujeres tuvieron que ser atendidos por magulladuras y hematomas. Por ahora ninguno de los agredidos ha presentado una denuncia por lo que la investigación judicial se ha abierto a instancias de la Fiscalía.

El ataque se produjo en la madrugada del sábado cuando un grupo de personas se abalanzó contra los agentes por causas que aún no se han aclarado. Una de las mujeres señaló ayer en Onda Cero que ella y sus compañeros estaban «disfrutando de una noche de ocio» en un bar, cuando les lanzaron un vaso. Mientras abandonaban el local, los increparon y comenzaron a recibir «puñetazos por todos lados».

Según la mujer, los atacantes ascendieron a varias decenas, porque llegaron personas de otros bares aledaños. Además, apuntó que «se notaba el odio y la repulsión hacia todas las fuerzas de seguridad». La Policía Foral no descartó que se produzcan nuevas detenciones entre los presuntos agresores.

Sindicatos de la Guardia Civil han acusado a los atacantes de pertenecer a la izquierda abertzale. EH Bildu, por el contrario, asegura que se trató de una pelea sin motivaciones políticas. Mientras declaraban los detenidos, unas veinte personas se concentró a las puertas de los juzgados con carteles en los que se denunciaba una supuesta manipulación policial.

La Junta de Portavoces del Parlamento de Navarra no logró consensuar ayer un texto unánime de condena del ataque, pero sí aprobó dos textos de repulsa, con abstenciones en ambos casos de EH Bildu. Los dos textos condenan lo sucedido y se solidarizan con los heridos con la diferencia de que, en el caso de la propuesta de Geroa Bai y Podemos, no se hace una mención expresa a la condición de guardias civiles de los agredidos. El segundo escrito de otra fue impulsado por UPN, PP y PSN.