Diario Sur

El Congreso debate la reforma para no votar en Navidad

  • Esquerra pretende que la Cámara apruebe rebajar la edad mínima para votar a los 16 años

madrid. Pendientes aún de si habrá o no terceras elecciones, la reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (Loreg) llega hoy al pleno del Congreso de la mano del PP para recortar la campaña a ocho días y evitar, al menos, ir a las urnas el día de Navidad si finalmente el bloqueo persiste y no hubiera investidura antes del 31 de octubre.

Aprovechando esa circunstancia, que los populares plantearán con una reforma exprés de la ley, Esquerra presentará varias enmiendas al texto entre las que sobresale la rebaja de la ley mínima para votar a los 16 años. Una iniciativa que los republicanos ya llevaron en abril al Parlamento y que éste aprobó por mayoría, a pesar de la negativa del PP y Ciudadanos y la abstención del PNV. Sin embargo, la propuesta decayó ante la nueva convocatoria electoral del 26 de junio y las Cortes quedaron disueltas, de forma que era imposible continuar su tramitación parlamentaria.

Esquerra confía en poder aprovechar las prisas del PP para reformar la ley orgánica, que se hará por la vía urgente sin pasar por las comisiones parlamentarias, para que su propuesta salga adelante. En esta ocasión, sin embargo, fuentes socialistas señalaron que no apoyarán la medida al considerar que necesita de un debate sosegado y que la de ahora es una situación excepcional. La propuesta de los republicanos contaría así sólo a priori con el apoyo de Podemos, Democràcia i Llibertat, Compromís y, posiblemente, Coalición Canaria. «Si el Estado puede precarizar e hipotecar el futuro de millones de jóvenes, es justo que facilitemos que éstos se puedan defender», defendió el diputado republicano Gabriel Rufián tras registrar nuevamente la iniciativa el pasado agosto. La medida, que ya se ha aprobado en varios países europeos como Noruega y Austria, abriría la posibilidad de votar a 800.000 jóvenes en todo el territorio nacional y tendría un efecto electoral positivo para los partidos emergentes, sobre todo para Podemos.