Diario Sur

El triunfo de Iceta en el PSC provoca dos lecturas socialistas

La victoria de Miquel Iceta en las primarias del PSC tuvo dos lecturas distintas en el PSOE. Para la dirección provisional del partido, la reelección del primer secretario de los socialistas catalanes tiene que ser «el punto de partida para resolver el futuro encaje de Cataluña en España desde el diálogo y el respeto a nuestro marco constitucional». Para el ex secretario general Pedro Sánchez, fue un «ejemplar ejercicio democrático» que demuestra que «hoy y siempre» hay que defender «el voto de los militantes».

La gestora que encabeza Javier Fernández puso el acento en el aspecto territorial ante el previsible conflicto en puertas entre ambos partidos. Iceta, pero también su rival en el PSC, Nuria Parlon, defienden ir más allá de la reforma constitucional que propugna el PSOE para resolver el llamado «encaje» catalán en España y abogan por una consulta entre los catalanes pactada con el Gobierno central, similar al modelo escocés.

Un planteamiento que choca con la posición del partido fijada en la declaración de Granada aprobada en 2013. La posición definitiva del PSC quedará fijada en el congreso que celebrará en noviembre, pero aún antes de su aprobación tiene una fuerte contestación entre varios líderes territoriales socialistas, entre ellos el propio Fernández, pero también de Susana Díaz, del castellano-manchego Emiliano García-Page y el extremeño Guillermo Fernández Vara.

El exsecretario general del PSOE, y los 'sanchistas' por extensión, prefirieron poner el poner el foco en el voto de los afiliados porque es la fórmula que han defendido para solventar las controversias internas, como el voto en la investidura de Mariano Rajoy o la convocatoria de un congreso extraordinario.

Sánchez, de viaje en Estados Unidos desde pocos días después de su dimisión, confía en la voz y el voto de los militantes para recuperar las riendas del partido. Si no ha cambiado de planes, su intención es presentarse a las primarias para elegir al secretario general del PSOE que se tienen que convocar antes del congreso del partido del próximo año. Sus seguidores, además, han defendido que el voto para la investidura de Rajoy se decidiera a través de la consulta a las bases del partido, un planteamiento que la gestora desechó desde el primer momento, y que a estas alturas está descartado.

La reelección de Iceta motivó por lo demás una calurosa felicitación de los dirigentes más cercanos a Pedro Sánchez. La secretaria general del Partido Socialista de Euskadi sostuvo que es el «mejor candidato para construir más PSC y mejor Cataluña». El líder en Castilla y León destacó que su «talante y capacidad de diálogo» son «muy necesarios» para el PSOE. Unas palabras que contrastaron con el silencio que reinó entre los barones proabstención.