Diario Sur

ETA se queda con menos de la mitad del armamento que robó en Francia

El zulo desmantelado a ETA el miércoles en el norte de París, el más importante desde 2004, reduce a menos de la mitad el armamento procedente del atraco perpetrado a una empresa francesa hace diez años y deja «extraordinariamente diezmada», según el Ministerio del Interior, su estructura logística-militar. El depósito, que únicamente contenía armas y piezas sueltas, era bastante antiguo ya que los bidones en los que se almacenaba el material datan de 2010 y no había sido utilizado en los últimos años, según informaron a este periódico fuentes de la investigación.

La 'operación Descubrimiento' ha dejado a ETA con menos de la mitad de las armas robadas en Vauvert, cerca de Nîmes (sudeste de Francia) en 2006, que han constituido desde entonces la dotación actual de los comandos. En los arsenales etarras debe haber en cantidad indeterminada pistolas semiautomáticas Sig Sauer, FN Herstal y Star así como armas largas en desuso que podrían estar en mal estado. De los cuatro bidones descubiertos enterrados en el bosque de Ourscamp, perteneciente al municipio de Carlepont (departamento de Orne) a 104 kilómetros de París, uno estaba vacío y los otros tres repletos de armas cortas. No había explosivos, detonadores, placas de matrícula, dispositivos electrónicos, documentos, papeles falsos ni otros materiales logísticos. Según el inventario realizado por los investigadores, el depósito contenía un total de 147 armas completas o no, todas cortas con excepción de dos escopetas de caza y un subfusil artesano réplica del modelo israelí UZI que se copiaba en talleres clandestinos en la década de 1990.