Diario Sur

El ministro de Defensa asegura que el Sahel es una «amenaza real» para la seguridad

El ministro de Defensa en funciones, Pedro Morenés, aseguró ayer, poco antes de comenzar el desfile del Día de la Fiesta Nacional, que el principal desafío para la seguridad nacional es la inestabilidad en la región africana del Sahel, una «amenaza real» por la combinación del terrorismo con el crimen organizado y el tráfico ilegal de personas.

No es la primera vez que Morenés menciona este territorio subsahariano como la zona más peligrosa para España, dada la cercanía con intereses estratégicos como Argelia (importación de gas), la situación del Mediterráneo sur o las mismas ciudades norteafricanas de Ceuta y Melilla. Precisamente, las Fuerzas Armadas se encuentran en la misión militar de la Unión Europea en Malí con más de un centenar de efectivos. También hay un contingente en Senegal, Gabón y República Centroafricana en distintas operaciones que luchan contra el yihadismo internacional. Morenés alertó de que la sociedad «no es consciente de ese riesgo» y pidió que «entiendan y apoyen todos los medios» que se aprueben para mejorar la seguridad nacional.

Sobre la misión militar que combate al Daesh en Siria e Irak, Morenés señaló que el objetivo final es que «Irak domine su propio futuro» y que la inminente «caída de Mosul», ciudad en disputa del norte del país, supondrá «un hito importantísimo» para derrotar a los rebeldes.

2.100 efectivos en el exterior

Antes del desfile, el ministro de Defensa habló por videoconferencia con los jefes de los contingentes en Líbano, Afganistán, Somalia, Irak, República Centroafricana, Malí, Senegal, Gabón, Yibuti y Turquía, así como con los de los distintos buques integrados en las misiones de lucha contra el tráfico de personas en el Mediterráneo y la piratería en el Índico o en las operaciones navales permanentes de la OTAN.

España mantiene desplegados más de 2.100 militares en misiones en el exterior. El contingente más numeroso, con unos 600 efectivos, se encuentra en Líbano, seguido del de Irak, con algo más de 300. Las Fuerzas Armadas también continúan desplegadas en Turquía (150 militares) y Afganistán (20). En África hay desplegados más de 550 militares. En Bosnia está la misión más longeva -aún quedan tres militares que asesoran a las Fuerzas Armadas-, mientras que en el Mediterráneo, la misión más reciente, donde más de 250 militares participan en la operación europea contra las mafias de la inmigración.