Diario Sur

Detenidos cuatro yihadistas en un golpe conjunto hispano-marroquí

La colaboración antiterrorista entre España y Marruecos sigue dando frutos. Efectivos de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional y del servicio DGST del país vecino detuvieron ayer a cuatro individuos de nacionalidad marroquí. Dos de ellos en España, en las localidades de Ceuta y de Altea (Alicante) y los otros dos en Marruecos (Tetuán y Castillejos). En la operación también intervinieron agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). La colaboración de los servicios de inteligencia -explicaron mandos del operativo- se está volviendo cada vez más común, sobre todo cuando los golpes antiyihadistas implican a terceros países.

Según han revelado fuentes antiterroristas, los cuatro detenidos «formaban parte de dos células radicadas en ambos países que actuaban de forma coordinada en colaboración directa con la organización terrorista yihadista Daesh».

Los arrestados presentaban «elevados niveles de radicalización y compromiso con los postulados de Daesh». Además, componían un «aparato de adoctrinamiento, radicalización y envío de nuevos yihadistas» a las filas del autodenominado Estado Islámico, de quien recibían «instrucciones directas, apoyo logístico y material propagandístico» de una 'katiba' (batallón) «plenamente integrada en Daesh y radicada en la zona de conflicto sirio-iraquí».

El Ministerio del Interior sostiene que esta operación «ha permitido la neutralización de una amenaza potencial para la seguridad nacional tanto de España como del Reino de Marruecos y es clara muestra de ejemplaridad en la cooperación entre servicios nacionales españoles y marroquíes frente a la amenaza global del terrorismo yihadista».

La operación, que continúa abierta, se ha desarrollado bajo la supervisión del Juzgado Central de Instrucción Número seis de la Audiencia Nacional.