Diario Sur

Castro sienta en el banquillo a Matas por el Palma Arena

  • Está acusado de haber contratado a dedo a dos arquitectos por 18 millones de euros

El expresidente balear Jaume Matas se sentará en el banquillo de los acusados por la contratación a dedo y sin concurso de dos despachos de arquitectos para construir el velódromo de Palma Arena, la faraónica obra cuyos sobrecostes (se presupuestó en 46,4 millones y terminó costando más de cien) están en el origen de toda la investigación de la corrupción en el archipiélago, incluido el 'caso Nóos'.

El juez José Castro dictó ayer sendos autos de apertura de juicio oral contra Jaume Matas y José Luis Ballester, entonces director general de Deportes del Gobierno autonómico en las denominadas piezas 8 y 9 del 'caso Palma Arena'. En ellas, Matas se enfrenta a cuatro años de prisión y Ballester a 1.080 euros de multas por haber colaborado con la justicia. El juez exige unas fianzas civiles a ambos de 1,3 millones de euros, aunque la inmensa mayoría de esa cantidad corresponde aportarla al también exministro con José María Aznar.

La pieza 8 se centra en la contratación en 2004 del arquitecto alemán Ralph Shürmann por 9.466.216 euros sin expediente de contratación y «omitiendo deliberadamente y conscientemente los principios de publicidad, concurrencia, igualdad y transparencia y sin justificar la supuesta exclusividad». El arquitecto solo presentó facturas por 2,3 millones y cobró 1.632.216 euros. La 9 es la contratación, igualmente plagada de irregularidades, de las mismas obras al despacho de arquitectos de García Ruiz (GR1) cuando se rescindió la adjudicación a Shürmann. El contrato a GR1 fue 8.559.446 euros.

Según la Fiscalía, Matas puso en marcha en 2004 bajo su «control directo» una «farsa orquestada» para dirigir personalmente, a través de Ballester, las adjudicaciones relacionadas con la organización del Campeonato del Mundo de Ciclismo en Pista que se iba a celebrar en 2007.