Diario Sur

Una animalista en Twitter desea la muerte a un niño con cáncer que quiere ser torero

Adrián Hinojosa, un niño valenciano de 8 años, es aficionado a los toros, tanto que sueña con ser torero cuando se cure. No le asustan las cornadas porque lleva un año lidiando un morlaco de dimensiones descomunales: un sarcoma de Ewing, un cáncer que le afecta a los huesos y más agresivo que un 'victorino'. De hecho, sufre metástasis pulmonar.

Con su cabeza sin pelo por la quimioterapia, Adrián hizo el sábado el paseíllo en la plaza de Valencia. Junto a él, los seis toreros y un novillero que protagonizaron un festival a beneficio de la Fundación de Oncohematología Infantil. Se cortaron doce orejas y un rabo. Y la puerta grande se abrió para que él saliera a hombros. Fue una tarde redonda que el niño y su familia disfrutaron hasta que el domingo Aizpea Etxezarraga vomitó sangre por las redes sociales. «Que se muera, que se muera ya. Un niño enfermo que quiere curarse para matar a herbívoros inocentes y sanos que quieren vivir... Anda ya! Adrián vas a morir», escribió en su muro de Facebook.

¿Quién es Aizpea Etxezarraga? Al parecer una joven de Eibar militante del movimiento animalista. Nada más se sabe de ella porque, tras incendiar internet con su cruel comentario, se ha dado de baja de todas las redes sociales en las que participaba. Pero su ocultación no va a impedir que siga hablando de ella.

Denuncias

La Guardia Civil lanzó ayer un tuit con una advertencia: «Desear dolor o mal ajeno escondido bajo el anonimato denota mucha mezquindad y además puede ser delito». Así lo cree también la Fundación Toro de Lidia (FTL), que ya ha anunciado que emprenderá acciones legales en contra de quienes hayan emitido comentarios ofensivos contra Adrián. Esta entidad, creada para defender la tauromaquia, añadió que en nombre de la familia del niño ya ha encargado a sus servicios jurídicos que presente acciones por dos vías. Por la penal «por un delito de injurias», y por lo civil, «por protección del derecho al honor, en relación con la repercusión pública que ha tenido».

La FTL ya ha interpuesto varias querellas -entre ellas una por apología del terrorismo y otra por incitación al odio- contra quienes desde las redes sociales expresaron su alegría por la muerte del torero Víctor Barrio en julio pasado.