Diario Sur

El líder del PP: «Trabajaré para ganarme la gobernabilidad día a día»

Mariano Rajoy aceptó ayer que el PSOE tan sólo pueda ofrecer, si es que así lo decide su Comité Federal, una abstención en la sesión de investidura para facilitar el Gobierno. Tras los contactos teléfonicos de esta semana con el presidente de la gestora de los socialistas, el líder del PP se compromete a no imponer ninguna condición a la segunda fuerza política y asume que tendrá que esforzarse después por encontrar en el Congreso los apoyos que garanticen la legislatura. «Haré todo cuanto esté en mis manos para ganarme la gobernabilidad -prometió dando prácticamente por hecha su reelección-; sé que la tendré que trabajar día a día, con humildad, con paciencia». El destinatario del mensaje no era otro que Javier Fernández, la máximo autoridad en el PSOE tras la caída de Pedro Sánchez, y el mismo que el viernes recordaba, casi con las mismas palabras escogidas por Rajoy, que los gobiernos sin mayoría absoluta deben negociar «día a día». «Yo voy a hacer política de luces largas y mirando al futuro», respondía el presidente.

El jefe del Ejecutivo en funciones, que participó en Zaragoza en el Día del Afiliado del PP aragonés, tendió, además, la mano a «las fuerzas constitucionalistas» para llegar a grandes consensos y saldar las «deudas» contraídas con los españoles.