Diario Sur

La Fiscalía pide imputar por sedición a un edil de la CUP

  • Joan Coma llamó en un pleno en el ayuntamiento de Vic a desobedecer las resoluciones del Constitucional

La Fiscalía ha pedido al juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno que investigue (impute) por un delito de incitación a la sedición al concejal de la CUP en la localidad barcelonesa de Vic Joan Coma Roura. El edil, en un pleno celebrado el pasado 9 de diciembre en apoyo a la declaración independentista aprobada por el parlamento catalán, llamó a la ciudadanía a desobedecer las resoluciones del Tribunal Constitucional.

El delito de incitación, en el caso de «personas constituidas en autoridad», está castigado en el Código Penal con penas que van de cuatro a quince años de prisión. Según el criterio del fiscal Vicente González, la actuación de Coma en aquel pleno encajaría con el artículo 544 del Código Penal que considera «reos de sedición» a los que «se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales».

La Fiscalía ha dirigido su escrito al magistrado Moreno porque este juez ya instruye una causa contra la Asamblea Nacional Catalana (ANC) por delitos de rebelión y sedición por promover las mociones de ayuntamientos catalanes de apoyo a la resolución soberanista de la cámara autonómica, que ya fue declarada ilegal por la corte de garantías.

Los diferentes atestados enviados al tribunal de la calle Génova subrayan las frases que podrían llevar al político independentista al banquillo y que el Ministerio Público considera «referencias directas a la comisión de actos contra la legalidad». El edil pidió a la ciudadanía impedir que se «supediten las decisiones de nuestras instituciones a las decisiones de las instituciones españolas», en referencia al Constitucional. Insistió en que llevan «tiempo» reclamando la «desobediencia».