Diario Sur

El espíritu de Felipe en el garaje de Ferraz

Sánchez, el 26-S en el estreno de la sala de prensa decorada en recuerdo de 'Amanecer', la campaña de Felipe González de 1979. :: R.C.
Sánchez, el 26-S en el estreno de la sala de prensa decorada en recuerdo de 'Amanecer', la campaña de Felipe González de 1979. :: R.C.
  • La decoración que se estrenó el 26-S en la sede del PSOE recordaba 'Amanecer', la campaña socialista de González en 1979. Ha durado días

Comparado con lo que se venía encima, iba a resultar un día de campo. El 26 de septiembre, en plena resaca socialista tras las elecciones vascas y gallegas, salió Pedro Sánchez al atril de la sala de prensa de Ferraz y dijo que en el PSOE había un debate. Dos días después, Felipe González dijo sentirse engañado por Sánchez y el huracán tocó la costa. Ese día, algo había cambiado a espaldas del líder y no solo eran esos cuchillos que asomaban bajo las togas de sus senadores. Esta es la historia del telón de fondo de la caída de Sánchez. Literalmente.

A espaldas del secretario general, que pasa estos días en Los Ángeles (EE UU) ese día aparecieron unas montañas. Era la nueva decoración de la sala de prensa que estrenaba Ferraz. Varias planchas de madera simulaban montañas, y no eran las del precipicio por el que unos días después arrojarían al líder. El nuevo aspecto del interior de la sede que había propuesto la entonces jefa de prensa del partido era una referencia al histórico cartel 'Amanecer' que centró la campaña socialista de 1979.

En ese dibujo estaba, simbólicamente, el espíritu de Felipe González. En marzo de 1979 se celebraron elecciones. El PSOE se apoyó en una serie de dibujos de José Ramón Sánchez, un ilustrador cántabro que entonces trabajaba para Televisión Española. El más icónico de todos esos dibujos era 'Amanecer'. De entre unas colinas verdes y amanecían el puño y la rosa. «Contra el paro», decia el eslógan, y el paro era del 10%. Ferraz usó esa imagen para apelar al resurgir del partido, que perdió frente a UCD, pero que ganó las municipales, se convirtió en la segunda fuera del país, el partido hegemónico de la izquierda y emprendió la senda que lo llevaría al poder.

Otra gestora hace 37 años

Ese año también pasaron más cosas. Después de las elecciones, en 1979 el PSOE se iba a enfrentar a uno de sus momentos más duros. En el mes de mayo se celebró un congreso en el que González, que era secretario general, y Alfonso Guerra, los llamados moderados propusieron que el partido abandonara las tesis marxistas. Perdió, dimitió y tomó las riendas una gestora. Les sonará esto de algo. En septiembre, se celebró un congreso extraordinario y Felipe ganó con el 87% de los votos.

Sobre si debiera volver a presentarse Sánchez como candidato a primarias, José Ramón Sánchez no quiere decir palabra. El artista, que en 2014 recibió el Premio Nacional de Ilustración, no quiere hacer declaraciones: «Estoy fuera. No quiero hablar de aquello ni de esto porque haría daño a alguien. Lo que sucede en el PSOE me duele y no quiero que me pregunte por ello porque es como si me preguntara por mi padre alcohólico», responde, y confirma que nadie le avisó de que se iba a hacer uso de su obra.

El regreso de 'Amanecer' fue fugaz. El alba esperanzada se había convertido en unas horas en tormenta en noche de invierno con aparato eléctrico. El día en el que entró Sánchez a contar su dimisión en la sala de prensa, las bucólicas montañas ya no estaban. Ahora, el amanecer de Felipe aguarda arrinconado en el garaje.