Diario Sur

El PSC vuelve a tensar sus relaciones con el PSOE

Las relaciones entre el PSC y el PSOE vuelven a echar chispas. Los socialistas catalanes presentaron ayer una resolución en el debate de política general de la Cámara catalana (que no apoyó ninguna otra fuerza), que encendió todas las alarmas en las filas socialistas del resto de España y fue fuertemente rechazada por la gestora que dirige el PSOE. Los socialistas catalanes, que están en pleno proceso de elección de nueva dirección, propusieron una reforma federal que convierta a España en una «nación de naciones». Una «federación plurinacional», que se acerca a la fórmula que plantea Podemos y se aleja a la declaración de Granada, que es el marco que fija el modelo territorial de los socialistas.

El texto del PSC propugna además un «nuevo pacto constituyente», que elabore una «nueva Constitución federal» y transforme España en un Estado federal «integrado por diversos entes federados, que adoptarán la denominación e instituciones que prefieran». Estos entes, que según fuentes socialistas podrían ser desde regiones a Estados, según elija cada autonomía, tendrían estatutos de autonomía o incluso «constituciones». Además del reconocimiento del carácter plurinacional del Estado, Cataluña sería reconocida como «nación», lo que supone ir un paso más allá del Estatuto aprobado en 2006. Asimismo, el PSC aboga por el reconocimiento de los derechos históricos de Cataluña en el fundamento del autogobierno.

En pleno debate sobre la posible abstención del PSOE a la investidura de Mariano Rajoy los socialistas catalanes siguen marcando perfil propio, lo que les enfrenta con la gestora del PSOE.