Diario Sur

Rajoy corrige al PP y precisa que no pone condiciones para su investidura

Rajoy, ayer, a las puertas del Palacio de Congresos de Torremolinos, donde inauguró la duodécima edición del Congreso de la Abogacía de Málaga. :: álvaro cabrera
Rajoy, ayer, a las puertas del Palacio de Congresos de Torremolinos, donde inauguró la duodécima edición del Congreso de la Abogacía de Málaga. :: álvaro cabrera
  • El presidente del Gobierno reitera que sería «un disparate» ir a unas terceras elecciones, a pesar de que su partido apuesta por esa vía

Mariano Rajoy rompió ayer su silencio tras el nuevo escenario político abierto el pasado sábado con la dimisión de Pedro Sánchez y el nombramiento de una gestora al frente del PSOE y lo hizo para corregir a su propio partido y precisar que no pondrá ninguna condición a los socialistas para su investidura. Unas declaraciones con las que enmendó la plana a dirigentes del PP como María Dolores de Cospedal o Rafael Hernando que, en los últimos días, habían emplazado al partido del puño y la rosa no sólo a facilitar la elección del presidente del Gobierno sino a garantizar la estabilidad del Ejecutivo durante la legislatura.

Antes de inaugurar en el Palacio de Congresos de Torremolinos el 12º Congreso Jurídico de la Abogacía de Málaga, Rajoy dijo haber leído y visto muchas especulaciones con la posibilidad de que el PP pida condiciones a los socialistas, pero subrayó que esa opción no está en la hoja de ruta porque ya ha habido «suficientes» debates en ese sentido. «No pondré condiciones al PSOE para la investidura. Lo urgente, razonable y sensato es que haya Gobierno,», reiteró en varias ocasiones Rajoy cuando fue preguntado por los periodistas.

El presidente del Gobierno en funciones recordó que desde el pasado 21 de diciembre viene defendiendo que la mejor opción para España es un gobierno de coalición pero que si no es posible está abierto a considerar «cualquier posibilidad» ya que la prioridad, a su juicio, es formar un Ejecutivo «y no ponerles exigencias ni a unos ni a otros».

Así, manifestó que espera mantener un encuentro con Javier Fernández, responsable de la gestora socialista, «a la mayor celeridad posible» ya que el 31 de octubre finaliza el plazo para que haya Gobierno y entablar con su interlocutor un diálogo «con franqueza». «Le voy a decir que se necesita un Gobierno en España rápidamente porque ir a elecciones es un disparate porque nos estamos jugando la recuperación económica y del empleo», enfatizó.

En este sentido, recordó que los últimos datos del Fondo Monetario Internacional (FMI) son buenos para España porque aumenta la previsión de crecimiento para este año, pero alertó de que este organismo ya advierte sobre lo que el Gobierno avisó: «Que el año que viene las cosas no van a ir tan bien. Eso hace que sea urgente tener un Gobierno. Llevamos nueve meses en funciones y en funciones no se pueden tomar decisiones importantes para el futuro de los españoles».

Sobre la posibilidad de unas terceras elecciones, Mariano Rajoy remarcó en dos ocasiones que sería «un disparate» que los españoles volvieran a las urnas en diciembre. Una opción por la que apuesta una parte de su partido confiado en que la debilidad del PSOE podría favorecer que el PP mejorara sus resultados.

Rajoy no comparte, al menos públicamente, la inquietud de su partido por los problemas de estabilidad de un gobierno en minoría y sin apoyos parlamentarios. El presidente del Gobierno sólo cree necesario entenderse con los socialistas «en siete u ocho» asuntos de gran calado como ya les expuso el pasado 31 de agosto en el debate de investidura y que versan sobre asuntos como la sostenibilidad de las prestaciones públicas (pensiones, sanidad, educación); la reforma de la financiación autonómica; un pacto sobre la unidad de España; un acuerdo antiterrorista ante el avance de la amenaza yihadista; y un acuerdo de regeneración democrática.

Dirigentes populares defienden un compromiso del PSOE para apoyar las cuentas de 2017, pero Rajoy cree que no es el momento de hablar de ese asunto. «Lo urgente es formar Gobierno y luego ya hablaremos de los presupuestos y todo lo demás», apostilló.