Diario Sur

La silla vacía de Ana Mato

  • La exministra se ausenta del juicio y evita la foto en el banquillo por su condición procesal y las defensas lo tildan de «agravio comparativo»

Una silla vacía de la sala de vistas de la Audiencia Nacional llevaba su nombre, pero Ana Mato no compareció en el inicio del macrojuicio de la primera época del 'caso Gürtel'. La exministra de Sanidad, que dimitió tras el auto de procesamiento del juez Pablo Ruz en noviembre de 2014, evitó así el mal trago de la foto en el banquillo de los acusados, donde sí estaba por ejemplo su exmarido, Jesús Sepúlveda. El exalcalde de Pozuelo se enfrenta a 15 años y cuatro meses de prisión.

Más allá de la sorpresa que causó esta ausencia, las razones legales las tendrá que aclarar el tribunal juzgador, bien porque la condición procesal de Mato (responsable civil como partícipe a título lucrativo) le permite no acudir al juicio, según señalaron fuentes de la Audiencia; bien porque su abogada alcanzó un acuerdo previo con la sala. Desde las defensas se decantaron por esta segunda opción, que tildaron de «agravio comparativo» con aquellos acusados que «sí están realmente enfermos», como Carmen García, administradora de empresas del grupo Correa que sufre fibromialgia, según comentó un letrado.

Otro asunto realmente curioso con respecto a Mato es que otra persona que tiene su misma condición procesal, Gema Matamoros, exmujer del que fuera alcalde de Majadahonda (Madrid) Guillermo Ortega, sí acudió a la primera sesión del jucio. Tanto Mato como Matamoros son responsables civiles por lucrarse presuntamente de la actividades de sus exparejas con la trama corrupta.

La Fiscalía les reclama 28.467 euros y 45.066 euros, respectivamente. En el caso de Mato se trata de la cifra con la que la red financió fiestas familiares como cumpleaños o las comuniones de sus hijos, según concluyó el Ruz y la Fiscalía. Otro detalle es que el PP como persona jurídica también tiene la misma situación procesal y, al igual que Matamoros, estuvo en la vista oral.

Fuentes jurídicas señalaron que lo habitual para estos casos es acudir a las cuestiones previas de los juicios, aunque al final todo depende del presidente de cada tribunal.