Diario Sur

Susana Díaz se pone en manos de las bases del PSOE: «Haré lo que quieran los militantes»

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, observa a un niño jugar durante la visita ayer a Almonte. :: efe
La presidenta de la Junta, Susana Díaz, observa a un niño jugar durante la visita ayer a Almonte. :: efe
  • Sugiere que reflexionará sobre la abstención al PP tras oír al resto de barones en el Comité de Política Federal

sevilla. Las primeras declaraciones de Susana Díaz tras el derrocamiento de Pedro Sánchez fueron ayer para mostrar su profunda «tristeza» por el bochornoso espectáculo del sábado y para llamar de forma reiterada a la reconstrucción de un PSOE bajo el estigma de la división y a dejar hacer a la gestora nombrada «por todos». Díaz, antes de un acto institucional en Almonte (Huelva), insistió en que «ahora no toca» hablar de investidura, es decir, de la posible abstención del PSOE para dejar gobernar al PP, y tampoco de su candidatura a liderar el PSOE.

Pese a ello, Susana Díaz lanzó dos mensajes que pueden dar pistas de cómo afronta el nuevo tiempo. Ante la insistencia de los periodistas sobre ambas cuestiones, respondió que no ha cambiado de parecer sobre ninguna aunque este no sea el momento de hablar de ello. Sobre su hoja de ruta para liderar el PSOE, reiteró que, llegado ese momento, estará donde diga su partido, «en la cabeza o en la cola», pero enfatizó como nunca que esa decisión está en manos de las bases, quienes «elegirán a su secretario general y dirán si fulanito o menganita se pone al frente del partido». «Yo haré lo que quieran los militantes, con todo orgullo», manifestó.

Díaz admite de esta forma no solo su disposición a ser en el futuro la secretaria general, que ya se conocía, sino a que para ello tendrá que superar la difícil asignatura de ganarse a las bases. En el PSOE andaluz se es consciente de que la presidenta de la Junta ha salido «tocada» de la cruenta pelea de este sábado que acabó con el liderazgo de Pedro Sánchez. Una imagen deteriorada también por el relato construido contra ella por los seguidores del ex secretario general, haciendo creer que Díaz quiera ir a primarias sola, sin rivales, para salir elegida por aclamación, como pasó cuando sustituyó a José Antonio Griñán en la Junta de Andalucía en 2013. Un relato que sitúa a Sánchez de víctima y a Susana Díaz de verdugo, cuando, insisten en el PSOE andaluz, hay expresidentes del Gobierno, de la Junta, todos los exsecretarios generales y otras personalidades del partido que respaldaron la operación para que sacar de la dirección a Sánchez.

Elección por primarias

Para contrarrestar este relato, tanto su número dos en el PSOE andaluz, Juan Cornejo, como ella remarcaron que la elección del secretario general será por primarias porque así lo establecen las normas del partido y no por que lo haya inventado Pedro Sánchez. En el trabajo de «reconstrucción» del PSOE sobre el que insistió ayer, la presidenta andaluza sabe que también se encuentra la de convencer a las bases de que ella es la persona adecuada como opina gran parte de los dirigentes territoriales que han respaldado el derrocamiento de Sánchez. Tendrá tiempo para ello si no hay terceras elecciones. La gestora no convocará el congreso hasta que el actual clima cainita no se aplaque, posiblemente pasado febrero.

El otro relato en su contra que también perjudica la imagen de Susana Díaz es la abstención para que gobierne el PP. La posición oficial del PSOE andaluz sigue siendo la del 'no' a Rajoy, recordó el secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo. ¿Quiere esto decir que no va a cambiar? Ambos, Díaz y Cornejo recordaron que esta es una decisión que corresponde al comité federal y no a la gestora y tampoco será propuesta por el comité director andaluz, aunque sí la votará llegado el caso.¿Pero cómo llegar a esa votación?

Aquí entra el segundo de los mensajes de Susana Díaz con alguna pista: «A mí me gustará escuchar a quienes muestren distintas opiniones para reflexionar y valorar». Con esta frase la mandataria andaluza aludía al Consejo Federal del PSOE, el órgano de los secretarios regionales que ella preside. La reunión de este consejo es la primera convocatoria realizada por el presidente de la gestora, Javier Fernández, a sabiendas de que hay discrepancias entre los 'barones' sobre si abstenerse o no. Díaz tratará de convencerles.

A pesar de admitir la debilidad del partido tras el cisma de este sábado, Cornejo lanzó un mensaje optimista con una advertencia implícita al PP por si este decide ir a terceras elecciones ahora que los socialistas están destrozados: «Que no se confíe, que si nos llevan a otras elecciones, el PSOE resurgirá con más ganas que nunca», dijo Cornejo. ¿Quién será el candidato?, fue la pregunta de los periodistas. «Habría que decidirlo en primarias», fue la respuesta.