Diario Sur

Agria polémica por un programa de radio que preguntó si habría que «impedir físicamente» el juicio por el 9-N

Artur Mas.
Artur Mas. / Toni Albir (Efe)
  • El independentismo quiere convertir el juicio a Mas en una gran protesta que internacionalice el proceso catalán

Aún no tiene fecha, pero el independentismo calienta ya la celebración del juicio contra Mas, Ortega y Rigau por el 9-N. El expresidente de la Generalitat, Artur Mas, que ya fue arropado cuando acudió a declarar al TSJC, ha recibido esta mañana todo el apoyo del Ejecutivo catalán y ha afirmado que el juicio debe servir para "ampliar la base soberanista" y para hacer "piña" en el independentismo. Mas, tras conocer que la Fiscalía pide diez años de inhabilitación, manifestó ayer que los demócratas deben luchar por una democracia calidad, en lo que supone una nueva llamada a la movilización.

El expresidente de la Generalitat ha situado la celebración del juicio en septiembre del año que viene, por lo que podría coincidir con la campaña del referéndum y por tanto el secesionismo no desaprovechará la cita para exhibir músculo. Las movilizaciones se prevén intensas. Mas ha pedido "coraje" a la ciudadanía para "aguantar en los momentos más delicados y hacer piña". "No podemos dejar de dar la batalla", ha afirmado. "Los 72 diputados independentistas no podrán doblegar solos al Estado, necesitarán a la gente", ha asegurado la ANC.

Desde el Gobierno catalán han reconocido que aprovecharán el juicio para "internacionalizar el proceso catalán". Y nada mejor que una nueva demostración de fuerza en la calle. Demostración que algunos quieren convertir en un boicot. El exconsejero de Esquerra, Xavier Vendrell, se mostró ayer partidario de impedir por la fuerza la celebración del juicio. "Físicamente hay que impedirlo. El día que se fije la fecha no pueden llegar los jueces ni los imputados al juzgado", afirmó Vendrell, tertuliano del programa de.Catalunya Ràdio, que ha avivado la polémica, pues en uno de sus programas estrella planteó ayer a su audiencia si estaría dispuesta a "impedir físicamente" el juicio del 9-N.

Ciudadanos y el PP han salido esta mañana en tromba, calificando el ente de "radio de guerrilla revolucionaria". "La radio pública no solo cuestiona a la justicia, sino que insinúa e invita a la ciudadanía a comportarse de manera violenta, cuestión gravísima e intolerable", según el PP. "Llamamiento claro a la violencia para defender a los que se saltan la ley", según Ciudadanos.

El ente quiso aclarar más tarde que "impedir físicamente" el juicio se refería a "protestas en la calle". Mas, sobre este extremo, ha señalado que "no puede llamar a la rebelión". "No espero que se impida físicamente su celebración, pero debe servir para ampliar la base soberanista", ha asegurado.