Diario Sur

Sáenz de Santamaría avisa al 'president' de que ningún gobierno permitirá su referéndum

  • El ministro de Exteriores apela a que es el «mayor desafío a la unidad de España desde 1934» para instar al PSOE a facilitar la investidura de Rajoy

El Gobierno trató ayer de hacer ver a Carles Puigdemont que no importa lo que ocurra en las negociaciones para la investidura ni qué candidato llegue a la Moncloa. Se instale quien se instale en el Ejecutivo, incluido Pedro Sánchez, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría advirtió de que el referéndum independentista que pretende el presidente catalán no podrá convocarse. «Mientras los españoles sigan siendo dueños de su soberanía, lo que pretende el señor Puigdemont no se puede lograr con cualquier gobierno», avisó la número dos de Mariano Rajoy.

El Ejecutivo esgrime tener los instrumentos suficientes para frenar el plan del líder de la Generalitat, que plantea realizar la consulta en septiembre de 2017 o bien con el acuerdo del Estado o bajo el amparo de un marco jurídico catalán. El ministro del Interior en funciones precisó que ante ese marco jurídico propio que «nadie dude» de que el Gobierno «hará cumplir la ley y, ante todo, la Constitución». «Quizá el mayor desafío de los dirigentes independentistas catalanes -cargó Jorge Fernández Díaz- es aterrizar en la realidad».

En este sentido, el titular de Interior recordó que el texto de la Carta Magna garantiza la indisoluble unidad de España y que nadie está, por lo tanto, facultado para negociar sobre la integridad del Estado. «Lo que es España lo decidimos todos los españoles y nadie puede hablar en nombre de todos los españoles, salvo todos los españoles», zanjó en el acto conmemorativo del Día de la Policía en Ávila.

La advertencia funcionó también como mensaje preventivo ante la hipótesis de que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, quiera negociar con los independentistas un gobierno alternativo, cuando tanto Convergència como Esquerra han situado el referéndum como requisito para dialogar sobre un acuerdo de investidura.

El ministro de Asuntos Exteriores pidió, por ello, a los socialistas «salir de su laberinto» y abstenerse para que Rajoy pueda formar un Ejecutivo que plante cara al reto de Puigdemont. «Es el mayor desafío a la unidad de la nación española desde el 6 de octubre de 1934», lamentó José Manuel García-Margallo evocando el día en el que se proclamó el Estado catalán dentro de la República.