Diario Sur

Cae la mayor plataforma de captación de yihadistas hispanohablantes

La policía custodia al detenido ayer en Melilla en la operación antiyihadista. :: Ángela Ríos / afp
La policía custodia al detenido ayer en Melilla en la operación antiyihadista. :: Ángela Ríos / afp
  • Detenidos en Barcelona, Melilla, Bélgica y Alemania los gestores de la web convertida en un centro de reclutamiento del Daesh

madrid. Dicen los expertos de la Comisaría General de Información de la Policía que los cinco detenidos en la operación antiyihadista de ayer cubrían, casi en exclusiva, uno de los mayores huecos del proselitismo del Estado Islámico: la captación de futuros muyahidines de habla hispana. La página de Facebook 'Islam en Español', apuntan estas mismas fuentes, se había convertido ya en la mayor plataforma de reclutamiento del Daesh en castellano. Las 'víctimas' de los arrestados eran siempre las mismas: jóvenes magrebíes, especialmente marroquíes, residentes en España, con escasos conocimientos de árabe, a los que la célula adoctrinaba en el salafismo en castellano, como paso previo a su reclutamiento para enviarlos a Siria o Irak o para convertirlos en terroristas en Europa.

Los detenidos en España, todos de nacionalidad española, son Junald Hameed Parven, de 28 años (capturado en Barcelona); Aziz Mezroui Ramdani, de 22 (arrestado también en Barcelona); y Abdellah Athanouti Mohamed, de 25 años (apresado en Melilla). Los otros dos detenidos en Bruselas (Bélgica) y Wuppertal (Alemania) tenían 21 años. Uno es también español y el otro, un marroquí . Ambos fueron capturados por la Policía Federal Belga y la Oficina de Investigación Criminal (BKA) alemana a petición del Juzgado Central de Instrucción 5 de la Audiencia Nacional.

Todos ellos controlaban diferentes canales en internet que confluían en la página de Facebook 'Islam en Español', donde, «con el pretexto de divulgar contenido religioso», intercalaban mensajes y comentarios de carácter radical, loas a las acciones del Estados Islámico y 'ganchos' para intentar atraer a futuros yihadistas y cribar a los candidatos. El sistema estaba funcionando, la web había conseguido en poco tiempo 33.700 seguidores. Cada semana, según el Ministerio del Interior, los detenidos conseguían 500 nuevos seguidores a base de la distribución de vídeos de «una crueldad extrema» y proclamas «en las que se ensalza las acciones terroristas y los actos de martirio», además de propagar «mensajes de odio» y «amenazas», especialmente contra «religiones, etnias o colectivos que consideran enemigos de sus preceptos religiosos».

Al 'Califato'

Desde esta plataforma radical los detenidos también daban soporte logístico y contactos a los radicales que pretendían emigrar al 'Califato' para integrarse en las hordas Abu Bakr al-Baghdadi.

El Ministerio del Interior fue tajante ayer sobre la peligrosidad de este grupo: «La célula representaba una amenaza grave, concreta y continuada para la seguridad de las sociedades occidentales, dado que todos sus miembros, perfectamente radicalizados y en comunión con los dictados del Daesh, eran muy activos y constantes en la propagación del ideario terrorista, multiplicando con su actividad las posibilidades de creación de nuevas células activas, dispuestas a cumplir los dictados de Daesh».