Diario Sur

Rivera espera que los barones críticos paren a Sánchez y acepten negociar con el PP

Madrid. Albert Rivera no tiene ninguna de duda de que tras la conclusión del Comité Federal del PSOE del sábado se podrá saber si España aún tiene esperanza de constituir un Gobierno o si ya se dirige a unas terceras elecciones generales.

El líder de Ciudadanos, tras saber que Pedro Sánchez se cierra en el 'no' a un Ejecutivo del PP y se dispone a abrir un proceso de renovación inmediata de la secretaría general para blindar su postura, insinuó con claridad que espera que Susana Díaz y el resto de los barones críticos se lo impidan y que terminen por reconducir al partido a una negociación con el PP que facilite la formación de un Gobierno. Rivera indicó que desea que los socialistas «piensen más en España que en su partido», les pidió que «se sienten a negociar (con el PP) y desbloqueen la situación», y añadió, como claro guiñó a las posiciones de Díaz y los barones, que «espero que el PSOE acierte en sus debates con la decisión».

El máximo responsable de Ciudadanos dejó claro que el desbloqueo del país está por encima de la supervivencia política de Sánchez cuando recalcó que los resultados en Euskadi y Galicia, con un claro castigo al PSOE, «pueden tener consecuencias nacionales», como la dimisión o cese del secretario general socialista.

En lo que sí insistió Rivera es en que el PSOE es el único que tiene «la llave» para desbloquear la vida política o para llevar al país a unas elecciones, por eso reclamó a Rajoy que, por su parte, «lo dé todo hasta el último minuto».

Rivera también reconoció su batacazo en las vascas y gallegas, donde se quedó sin representación y se dejó más de 100.000 votos desde las generales, y admitió que supone «cerrar un ciclo de año y medio de éxitos» en el que lograron entrar, desde su única presencia en Cataluña, en las instituciones naciones y europeas, en doce asambleas autonómicas y en 750 ayuntamientos.